This page is also available in: Spanish

“MISERANDO ATQUE ELIGENDO” – Su Santidad Francisco

Todas las Caritas de América Latina y el Caribe, nos unimos al regocijo que experimenta el Pueblo Santo de Dios después de haber hecho oración al Padre, para que a través del Espíritu de su Hijo Jesucristo, llamara y eligiera a Francisco para vivir la comunión con El y predicar el Reino de Dios (cf. Mc., 3,13-19; Mt., 10,1-42).

Que el Señor lo conforte, lo proteja y lo llene de fortaleza, para que al igual que Pedro pueda llevar adelante la tarea de hacer discípulos del Resucitado a todos los pueblos, los santifique y los sirva en el nombre del Señor todos los días (cf. Mt., 28,16-20;Mc., 16,15; Lc., 24,45-48; Jn., 20,21-23) y así dilate a la Iglesia y la apaciente. (Cfr. LG 19)

Desde ya, las Cáritas de América Latina y el Caribe, nos sentimos animadas, fortalecidas y esperanzadas por su sencillez, humildad y espíritu de oración. Su testimonio refleja a Cristo Jesús, humilde y sencillo,  que efectuó la redención en la pobreza, y así nosotros como Iglesia, Pueblo de Dios, estamos llamados a seguir ese mismo camino para comunicar a los hombres y mujeres de hoy y de mañana, los frutos de la salvación.

Su gesto de pedirnos que oráramos por él antes de bendecirnos, nos  mostró a Cristo Jesús, que “existiendo en la forma de Dios, se anonadó a sí mismo, tomando la forma de siervo” (Fil., 2,69), y por nosotros, “se hizo pobre, siendo rico” (2Cor., 8,9). Nos llena de alegría y esperanza poder ver en él, aquella sentencia del Concilio Vaticano II de que la Iglesia, si bien para cumplir su misión necesita recursos, no está constituida para buscar la gloria de este mundo, sino para predicar la humildad y la abnegación incluso con el ejemplo. (cfr. LG 8)

Elevamos nuestro agradecimiento, a Dios Uno y Trino, que nos envía a Francisco para “evangelizar a los pobres y levantar a los oprimidos” (Lc. 4,18), “para buscar y salvar lo que estaba perdido” (Lc. 19,10); de manera que todo el Pueblo de Dios, la Iglesia, abracemos a todas las afligidas y afligidos por la debilidad humana, y podamos hoy como siempre reconocer en los pobres y en los que sufren la imagen de su Fundador pobre y paciente, y nos esforcemos en aliviar sus necesidades, transformar sus realidades de dolor y servir en ellos a Cristo. (cfr. LG 8)

Dado en El Vigía, el 14 de Marzo de 2013.

+José Luis Azuaje Ayala. Obispo de El Vigía San Carlos del Zulia. (Venezuela)

Presidente de Caritas de América Latina y el Caribe.

Pbro. Francisco Hernández Rojas.

Coordinador Regional de Caritas de América Latina y El Caribe.