Esta página está a su disposición también en: Inglés, Francés

Cardinal Óscar Rodríguez Maradiaga, President of Caritas Internationalils. Credits: Caritas/Carofei

Cardinal Óscar Rodríguez Maradiaga, President of Caritas Internationalils. Credits: Caritas/Carofei

El Presidente de Caritas Internationalis, el Cardenal Rodríguez Maradiaga, afirma que será un escándalo si fracasamos con los pobres de los países en desarrollo, a causa de la carencia de financiación por parte de los países ricos.

Los líderes del G8 se reunirán del 7-9 de julio en Hokkaido (Japón), con el fin de discutir sobre el desarrollo, entre otros asuntos. Los miembros del G8 son: Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón, Rusia, el Reino Unido y Estados Unidos. Caritas les exhorta para que cumplan sus promesas pasadas sobre la cantidad y calidad de la ayuda, con el fin de asegurarnos que la financiación de una serie de objetivos para combatir la pobreza, denominados Objetivos de Desarrollo del Millenio (ODM).

En el caso de la comunidad internacional, la ayuda total en conjunto ha disminuido del 8,4% en 2007, respecto al 2006, tras una reducción del 5,1% entre el 2005 y el 2006.

En una declaración conjunta de Caritas y CIDSE (la Cooperación Internacional para el Desarrollo y la Solidaridad), firmada por el Cardenal Rodríguez, Presidente de Caritas Internationalis Presidente, se afirma: “Lamentamos tener que escribir de nuevo en 2008, para recordar a los Gobiernos donantes las promesas no cumplidas. Ahora existe un peligro real de que los Objetivos de Desarrollo del Milenio sean recordados sólo como palabras vacías. Eso alimentará el cinismo con el que tanta gente de los países en desarrollo escucha las manifestaciones de preocupación de los países más ricos, respecto a las necesidades de los más necesitados”.

Los líderes del mundo prefijaron el 2015 como plazo para alcanzar los ocho ODM, como un reto concreto al compromiso político.

Para el Cardenal Rodríguez: “Ahora, siete años y medio después de la Declaración del Milenio, estamos a medio camino para llegar al 2015 y es evidente que demasiados países fracasarán porque no alcanzarán los objetivos. En algunos casos, a la marcha actual de progresos, podrían tener que esperar más de cien años antes de alcanzar las metas prefijadas. Para los estados miembros de los G8, el reto de recuperar velocidad, para sus objetivos de 2015 es enorme. Esta suposición, que evidencia esas promesas, compartida tanto por la sociedad civil como por los políticos, es que la ayuda supone una gran diferencia, en la vida de los pobres y es un factor esencial, en todas estrategias orientadas a alcanzar los ODM. Realmente, celebramos los progresos alcanzados en muchos países, porque tienen gobiernos que se han comprometido realmente a reducir la pobreza y han demostrado que pueden emplear de manera adecuada los recursos a su disposición”.

Los líderes del G8 también discutirán del cambio climático. En palabras del Cardenal: “Los pobres de los países en desarrollo son quienes sienten las peores consecuencias del cambio climático – cuando son los menos responsables de las emisiones que lo han provocado. La ayuda humanitaria ya está tomando una gran parte de la ayuda de los donantes. El peligro es que, con el fin de responder a esas nuevas amenazas, la comunidad de donantes, en lugar en encontrar nuevos recursos para ayudar a los países en desarrollo a responder a las emergencias y adaptarse al cambio climático, desviará los ya escasos recursos estipulados para el desarrollo. Por este motivo, exhortamos a los gobiernos para que se aseguren de que los recursos puestos a disposición para ayudar a los países en desarrollo a adaptarse al cambio climático sean adicionales a los recursos para el desarrollo y la reducción de la pobreza”.

Los miembros de Caritas de todo el mundo exhortan a sus simpatizantes para que digan a los líderes del G8 que mantengan sus promesas sobre la ayuda. Caritas Japón ha facilitado 80.000 tarjetas de protesta para que sus simpatizantes las envíen a Gobierno japonés. Caritas participará al G8 con Caritas Japón y Joseph Donnelly, el Responsable de la Delegación de Caritas Internationalis ante la ONU, en Nueva York.

Para más información, contactar Patrick Nicholson, Jefe Responsable de de Comunicaciones de Caritas Internationalis, al 0039 06 69879725 ó 0039 3343590700. También pueden enviar un mensaje a: nicholson@caritas.va.

Notas del editor:

En el caso de la comunidad internacional, en conjunto, la ayuda disminuyó del 8,4%, en 2007, respecto al 2006, tras una reducción del 5,1% entre 2005 y 2006. En 2004, la ayuda general se había incrementado de 75 mil millones de USD al año, una mejora respecto a los años precedentes. En 2005, la UE se comprometió a alcanzar un objetivo conjunto del 0,56% del Producto Interno Bruto (PIB) para el 2010 y de 0,7% para el 2015. La cumbre de los G8 de Gleneagles reiteró estos compromisos europeos. Sin embargo, cuatro años más tarde, algunos de los mayores países donantes de la UE no habían respetado esas promesas. Su ayuda al desarrollo fue de 62.095 millones de USD (0,40% del PIB), incluyendo los 6.949 millones de USD en subvenciones para aliviar las deudas. Su ayuda total, neta de ayuda a las deudas (55.146 millones de USD), representan el 0,36% del PIB.

Patrick Nicholson, Jefe Responsable de de Comunicaciones de Caritas Internationalis, al 0039 06 69879725 ó 0039 3343590700. También pueden enviar un mensaje a: nicholson@caritas.va

CIDSE – Rue Stévin 16, 1000 Bruselas, Bélgica – Tél: +32 2 230 77 22 – Fax: +32 2 230 70 82 – Email: postmaster@cidse.org – Web: www.cidse.org
CIDSE es una alianza de 16 organizaciones católicas para el desarrollo de Europa y América del Norte.

Caritas Internationalis – Palazzo San Calisto, Vatican City State, 00120 – Tel. +39 06 698 79 725 – E-mail: nicholson@caritas.va – Web: www.caritas.org
Caritas Internationalis es una confederación de 162 organizaciones católicas para la ayuda humanitaria, el servicio social y el desarrollo humano integral.