Esta página está a su disposición también en: Inglés, Francés

Caritas afirma que las medidas adoptadas por las naciones miembros del G8 en su cumbre celebrada en Japón no bastan para reducir las emisiones de bióxido de carbono necesarias para detener el calentamiento del planeta.

Los líderes del G8 anunciaron la adopción de medidas encaminadas a reducir las emisiones de bióxido de carbono en un 50% para 2050. Caritas Internationalis sostiene que este porcentaje no es suficiente para salvar el planeta.

El Representante de Caritas Internationali, Joseph Cornelius Donnelly, se encuentra en el G8 en Japón en representación de 162 organizaciones miembros de la red católica de beneficencia.

Donnelly dijo: “El G8 tiene un historial de hacer declaraciones del tipo: el vaso está medio lleno, el vaso está medio vacío. Pero ahora está jugando a cara o cruz el futuro de nuestro planeta, con una decisión que afectará a las generaciones venideras hasta mucho después de que nos hayamos olvidado del G8.

“Caritas acoge de buen grado los avances en el fortalecimiento de los compromisos contraídos en año anterior. Si este es el punto de partida para las negociaciones, vamos por buen camino; si es el punto de llegada esperado, entonces representa una enorme carencia de liderazgo.”

El G8 afirmó que se necesitarían metas a plazo medio para lograr el objetivo común, pero que será responsabilidad de cada país establecerlas. El año pasado, los mismos países sólo acordaron “examinar seriamente la posibilidad” de un reducción del 50% para 2050.

Caritas afirma que para conservar la vida tal como la conocemos, debemos reducir la emisiones de gases de efecto invernadero en un 80% para 2050 a fin de mantener el calentamiento del planeta por debajo de un aumento del 2% con respecto a las temperaturas de la Tierra del período preindustrial.

Las personas pobres y marginadas son las más vulnerables a las catástrofes naturales ocasionadas por el cambio climático. Más de 20 millones de personas resultaron afectadas por las inundaciones en Asia meridional el año pasado; México experimentó las peores inundaciones de los últimos 50 años; y amplias franjas de las costas africanas, desde el litoral atlántico hasta el Océano Índico fueron sumergidas por las aguas.

El peligro consiste en que los insuficientes recursos comprometidos para el desarrollo se desvíen para hacer frente al cambio climático Caritas espera que en el comunicado final del G8 se prometan medidas para hacer frente al cambio climático con un ayuda extra para el desarrollo.

La adaptación para ayudar a los países en desarrollo a afrontar el cambio climático costará 50.000 millones de dólares EE.UU. a cada uno de ellos. Calculando los costos, sobre la base de su solvencia y de su contribución histórica a las causas del cambio climático, los Estados Unidos de América, la Unión Europea, Japón Canadá y Australia deben contribuir con más del 95% de los fondos necesarios

Joseph Donnelly es el Jefe de la delegación de Caritas Internationalis ante las Naciones Unidas en Nueva York. Junto con Caritas Japón, está haciendo campaña a favor de la adopción de medidas concretas en eventos de la sociedad civil en la reunión del G8.

Para mayor información, diríjase a: Donnelly al (+81) 080.6093.6170 o (+81) 090 7739 9528 o caritasny@aol.com

Patrick Nicholson , Jefe de Comunicaciones de Caritas Internationalis: (+39) 06 69879725 o +39 00334 3590700 o +39 00334 3590700 o e-mail nicholson@caritas.va