Esta página está a su disposición también en: Inglés

Fifth grade students have reading lessons in their teacher's home at Ma Wun village at Myanmar's Irrawaddy Delta June 10, 2008. Credits: REUTERS/Stringer

Fifth grade students have reading lessons in their teacher’s home at Ma Wun village at Myanmar’s Irrawaddy Delta June 10, 2008.
Credits: REUTERS/Stringer

Según fuentes de Caritas, unas 80.000 personas han recibido algún tipo de asistencia, en sus operaciones de ayuda humanitaria, tras el paso del violento ciclón que azotó  Myanmar entre el 2-3 de mayo de 2008.

Más de 7 millones de personas vivían en la zona afectada por el ciclón Nargis.  Las últimas cifras indican un balance de 84.537 muertos, mientras el número de desaparecidos asciende a 53.836 personas.  Unos  2,4 millones de personas se vieron afectadas directamente por el ciclón. Al menos 1,4 millones de personas perdieron sus hogares.

Caritas Internationalis está coordinando las iniciativas de ayuda de sus 162 organizaciones miembros. Caritas ha ayudado a los damnificados por el temporal en Yangon, Pathein, Bogale, Amar y Dedaya, distribuyendo alimentos, ropa para vestir y de cama, así como facilitando al acceso al agua limpia y servicios sanitarios.

Al menos unas 5.000 personas recibieron bolsas de 50kg de arroz. También se distribuyeron 8.500 mosquiteras y otros artículos.  “Con el apoyo de todos ustedes, estamos decididos a conseguir para estas personas una vida más digna, ofreciéndoles más opciones de sustento, barrios decentes para vivir y poder ofrecer un futuro de esperanza a sus hijos. Y con cada uno de ustedes, que contribuyen a que todo esto suceda, tenemos una dulce deuda con  todos ustedes”, dice el Arzobispo Charles Bo, de Yangon.

Todavía existen problemas de acceso en algunas zonas, que siguen estando bastante aisladas, a causa de los graves daños registrados en carreteras y puentes. También es difícil seguir la pista de  personas que abandonaron sus aldeas, buscando ayuda. Sin embargo, hemos podido ofrecer asistencia al 85 por ciento de las personas seleccionadas por Caritas, para la distribución de material de construcción, y con ello unas 10.000 disponen de un alojamiento provisional.

Caritas ha limpiado la laguna, utilizando una bomba hídrica para las aguas contaminadas, ha escombrado y luego ha recogido el agua de lluvia. En algunos casos, las lagunas han sido tratadas con cloro. Aunque en la mayoría de los casos, se distribuyeron productos para la depurar el agua de beber.

Caritas ha empleado y adiestrado a equipos médicos, con el fin de ofrecer asistencia médica en ocho aldeas, entre otros servicios la inmunización de los niños y la educación a la salud, para evitar así las enfermedades.