Esta página está a su disposición también en: Inglés, Francés

Lê Quyên Ngô Dình, responsible for immigration at Caritas Roma says Caritas offers a variety of services to help ease the impact on immigrants of living in Rome. These services include food, lodging, healthcare and help in looking for work. Credits: Caritas Roma

Lê Quyên Ngô Dình, responsible for immigration at Caritas Roma says Caritas offers a variety of services to help ease the impact on immigrants of living in Rome. These services include food, lodging, healthcare and help in looking for work.
Credits: Caritas Roma

Italia y Nigeria alcanzaron recientemente un acuerdo para realizar patrullas conjuntas para controlar la inmigración ilegal y la trata de seres humanos. Estas medidas ha sido adoptadas a causa de las tensiones registrada entre la población romana y los inmigrantes, tras las recientes violencias registradas en el país, incluyendo un asalto contra un sin techo indio y otro contra algunos rumanos, poco después de la violación de una adolescente en Roma.

No obstante las dificultades para llegar a Italia, los problemas y tensiones que hay que afrontar una vez en el país, a finales de 2007, el número de inmigrantes documentados presentes en Italia ascendía a cuatro millones.

Lê Quyên Ngô Dình, responsable de inmigración de Caritas Romana, asegura que Caritas ofrece una serie de servicios para ayudar a los inmigrantes a mitigar el impacto de la vida en Roma. Entre estos servicios se incluye la comida, el alojamientos, la asistencia sanitaria y la ayuda para encontrar trabajo: “Ofrecemos ayuda de emergencia, las primeras semanas. También apoyamos a la gente a largo plazo si, por ejemplo, alguien tiene aspiraciones empresariales, le ayudamos con propuestas e ideas de financiación y a encontrar contactos”, indica la Sra. Ngô Dình.

Para la Sra. Ngô Dình, la manera de adaptarse a la nueva vida en Roma puede depender del nivel cultural y cualificación de cada persona. Caritas Romana ofrece cursos de italiano, así como ayuda para conseguir adiestramiento, con el fin de fomentar las posibilidades de integración de los inmigrantes. También fomenta la sensibilización en los colegios, sobre asuntos de inmigración. “Algunos inmigrantes cuentan con buenas cualificaciones y eso les ayuda a supera mejor el choque cultural de vivir en el extranjero, mientras otros se quedan en sus grupos étnicos y, por eso, les resulta más difícil aprender el italiano e integrarse” dice la Sra. Ngô Dình.

Las mujeres son particularmente vulnerables cuando emigran. Caritas Romana ofrece hogares seguros y ayuda para las mujeres que han sido víctimas de la trata y la prostitución. También facilita apoyo a las mujeres que quieren trabajar pero tiene niños, ofreciéndoles servicios de guardería y asesoramiento.

“Las mujeres que viven y trabajan como empleadas de hogar, con una familia, corren el riesgo de la violencia sexual. También tienen que soportar ciertos comportamientos y actitudes, porque temen perder el trabajo”, nos dice la Sra. Ngô Dình.

En Roma, Caritas es sinónimo de “comedor” y tanto los inmigrantes como los sin techo italianos tiene acceso a los mismos, si tiene problemas para mantenerse.

En respuesta a los aumentos de precio de los alimentos en todo el mundo, que han empujado gradualmente a millones de personas a la pobreza, Caritas ha creado su “Emporio”. La Sra. Ngô Dình dice que la gente que vive al borde del pobreza, tras ver reducido su poder de adquisición con la subida de precios, reciben unos vales para ir al Emporium y comprar artículos de primera necesidad, como pasta, salsa de tomate y aceite. “Intentamos ayudar a la gente que no puede tirar adelante sin ayuda. Sin embargo, aunque queramos ayudar a la gente vulnerable, no queremos crear dependencia. Debe haber un sentido de responsabilidad y empoderamiento.”

Caritas ofrece apoyo, cuando puede, pero sería de gran ayuda a los emigrantes, si ellos pudieran tener el mismo tipo de apoyo en sus propios países de origen. De ese modo, la emigración se convertiría más bien en una opción, sobre la base de la oportunidad, en lugar de ser una obligación para escapar de la pobreza y las privaciones.

Con las actuales tensiones reinantes en Italia, los inmigrantes deben afrontar ahora nuevos retos y apuros, en lugar del empoderamiento que necesitan para cambiar su vidas.