Esta página está a su disposición también en: Inglés, Francés

Caritas imagines globalisation based on solidarity

Caritas imagines globalisation based on solidarity

En los últimos meses de 2008, el sistema económico mundial sufrió el peor descalabro desde el decenio de 1930, que empujará a millones de personas a una terrible miseria. El año 2008 también señalaba la mitad del camino hacia la consecución de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), una serie de objetivos de lucha contra la pobreza, suscritos en 2000 por casi todos los países y destinados a sacar a millones de personas de la pobreza en un plazo de quince años.

A medio camino para llegar a 2015, el aumento de los compromisos de ayuda y el alivio de la deuda histórica han sacado a millones de la pobreza. Sin embargo, algunos países no se están dirigiendo en la dirección correcta. El número de personas que padece hambre va en aumento.

Caritas y sus colaboradores solicitaron compromisos concretos y anular los recortes a la ayuda por parte de algunos de los países más ricos del mundo y mejorar el modo en que se emplea la ayuda. Millones de personas no quieren ver a millares de millones de personas viviendo en la pobreza quieren ver medidas concretas de parte de los líderes mundiales.

Caritas participó en una serie de actos de alto nivel para ejercer presión sobre los países ricos a fin de que mantengan sus promesas en materia de ayuda, comercio y deuda y avancen hacia el logro de los ODM.

Caritas, en las comunidades pobres, presta apoyo a las personas para que encuentren sus propias soluciones a la pobreza. El aumento de los precios de los alimentos en todo el mundo ha dificultado esta tarea. En Haití, el precio de los alimentos básicos aumentó en un 50% , sólo durante los meses de enero y febrero.

En septiembre, los mercados financieros del mundo se vinieron abajo y empresas importantes quebraron. Se encontraron billones de dólares para salvar el sistema bancario, mientras algunos países ricos, como Irlanda e Italia, reducían los presupuestos de ayuda.

En el mundo desarrollado, sobre todo en Europa y Estados Unidos, organizaciones miembros de Caritas, como Catholic Charities USA, Cáritas Española, Caritas Luxemburgo y Caritas Alemania, pueden comprobar un aumento en el número de ciudadanos pobres que visitan sus comedores populares y centros de acogida. Sólo en diciembre y enero, más de 1 millón de trabajadores fueron despedidos en los Estados Unidos.

Por lo menos 53 millones más de personas se sumirán en la pobreza en los países en vías de desarrollo como consecuencia de la crisis financiera. Esto, además de los 135-150 millones de personas ya aquejadas de pobreza debido al aumento de precios de los alimentos y el combustible del año pasado.