“Starvation in Niger: Strong action is needed to mitigate the impact of climate change.” Credits: Caritas

“Hambruna en el Níger. Se deben adoptar medidas enérgicas para mitigar el impacto del cambio climático.”
Credits: Caritas

El enfoque de los líderes del G8 del cambio climático es poco convincente, afirma Caritas Inglaterra y Gales (CAFOD) y Caritas Escocia (SCIAF), sin soluciones para las medidas que se proponen.

Aunque el G8 reconoce el problema del cambio climático y sus causas, los líderes mundiales han sido menos concretos en sus respuestas, pues se han limitado a prometer “medidas enérgicas e inmediatas”.

George Gelber, jefe de política pública de CAFOD, afirma que: “la canciller Merkel ha incorporado a los Estados Unidos en el consenso internacional sobre el cambio climático, pero a costa del objetivo claro de mantener el aumento de la temperatura mundial por debajo del límite de 2 grados C.

“Es el enfoque del más bajo denominador común. El cambio climático es un tsunami a cámara lenta para millones de personas pobres de todo el mundo.”

El cambio climático ya es una realidad, que ocasiona sequías en África y América Central, desertificación, inundaciones y pautas meteorológicas violentas e imprevisibles.

El 70% de la población de la región subsahariana vive en zonas rurales y sus medios de subsistencia dependen total o parcialmente de la agricultura de secano. Si no se ataja el cambio climático, mañana millones de ellos serán refugiados por motivos ambientales.

Abi Dymond, analista de políticas de SCIAF, afirma que: “las naciones más ricas deberían dar el ejemplo, porque disponen de los medios para hacerlo y porque deben su riqueza a la explotación desenfrenada de los combustibles fósiles durante los dos últimos siglos.

“Se lo deben a los países en desarrollo que, siendo los menos responsables del calentamiento mundial, son los que experimentarán sus peores consecuencias.

El G8 ha establecido la trayectoria colectiva de su viaje en materia de cambio climático, y esto es un hecho positivo, pero la velocidad del viaje también es vital.

Necesitamos ver que la promesa de “medidas enérgicas e inmediatas” se transformen en objetivos claros que los países del G8 adopten en las próximas negociaciones de las Naciones Unidas sobre el cambio climático.

El consenso científico internacional sostiene que para reducir al mínimo los efectos perjudiciales del cambio climático, es fundamental que el aumento de la temperatura se mantenga por debajo de 2 grados C.