Esta página está a su disposición también en: Inglés, Francés

Lingeswaran Kayalviliyan and her one year old daughter trapped in the war zone without access to food and clean water. Credits: Caritas

Lingeswaran Kayalviliyan and her one year old daughter trapped in the war zone without access to food and clean water.
Credits: Caritas

Caritas exhorta a las partes en conflicto en la guerra civil de Sri Lanka para que pongan fin inmediatamente a las hostilidades, evitando así ulteriores muertes de niños inocentes y entre la población civil.

Este conflicto de 25 años alcanzó su ápice el año pasado, porque entre 70.000 y 250.000 personas se desplazaron en la franja de Vannis, escenario último de los enfrentamientos.

Caritas está trabajando a través de su organización nacional Caritas Sri Lanka, con el fin de facilitar urgentemente la ayuda humanitaria necesaria.

Antecedentes sobre el conflicto de Sri Lanka

 

 

Una situación inimaginable

Decenas de millares de inocentes están atrapados en la zona de guerra sufriendo:

  • Bombardeos continuos
  • Sin instalaciones médicas adecuadas para los heridos
  • Reclutamiento forzado entre los niños para los combates
  • Escasez de alimentos y agua limpia

Caritas ha lanzado una llamada urgente pidiendo ayuda a la Confederación, con el fin de facilitar asistencia a los damnificados por la guerra, distribuyendo alimentos, tratamiento médico, enseñanza y asesoramiento. Caritas quiere ayudar a unas 100.000 personas, que se han quedado sin techo por los bombardeos, a los retornarán a casa y las familias afectadas por la guerra, sobre todo a mujeres y niños.

Caritas facilitará

  • Medicamentos básicos para 1200 personas
  • Alimentos cocinados para 10.000 personas y raciones de alimentos deshidratados para unas 6500 familias
  • Suministro de agua potable
  • Construcción de 800 refugios y 3 centros comunales
  • Material escolar, como uniformes y libros para 1500 alumnos
  • Rehabilitar medios de sustento para 1225 familias

Poner fin a los sufrimientos

Caritas exhorta a ambas partes en conflicto para que cesen el fuego y se busque poner fin al conflicto, con negociaciones de paz. Los líderes eclesiásticos nacionales de Sri Lanka se han ofrecido como mediadores para la resolución del conflicto.

Caritas está trabajando a escala internacional, para que la ONU ejerza presiones para alcanzar la paz.