Esta página está a su disposición también en: Inglés, Francés

Imagine compassion in a crisis: Recovery in Myanmar

Imagine compassion in a crisis: Recovery in Myanmar

En 2008, presenciamos escenas trágicas en Myanmar, India, Nepal, el Caribe y Honduras, donde millares de personas murieron como consecuencia de tormentas. Las actividades de asistencia de Caritas proporcionaron alimentos, viviendas provisionales, medicamentos y compasión, tras obtener 77 millones de USD en todo el mundo en el marco de 40 llamados diferentes pidiendo ayuda.

En mayo, el ciclón Nargis se abatió sobre el delta de Irrawaddy, en Myanmar (país conocido también como Birmania), causando la muerte o la desaparición de 134.000 personas.

A las pocas semanas de ocurrida la catástrofe, Caritas, aprovechando las estructuras existentes de la Iglesia, suministró ayuda a más de 26.000 personas que la necesitaban desesperadamente.

Caritas ha proporcionado productos alimentarios básicos a más de 100.000 personas, artículos no alimentarios, como mantas y mosquiteros, a unas 40.000 personas, y artículos para la higiene y saneamiento a millares de otras familias.

A los pocos días del ciclón, el Arzobispo Charles Bo, de Rangún, visitó las zonas más afectadas y envió una serie de informes.

Del 3 de mayo: La magnitud de la destrucción ha abrumado a un país pobre como el nuestro. Millares de personas necesitan con urgencia ayuda médica. Estamos llegando a las víctimas con todos los medios a nuestra disposición. A esta hora de la noche, nos sentimos alentados por la demostración de apoyo de nuestros amigos del extranjero.

Del 20 de mayo: La iglesia es una de las organizaciones que encabeza el suministro de ayuda. Nuestra red ha llegado a algunas de las aldeas más remotas, con el primer envío de ayuda.

Del 26 de julio: Las mujeres están demostrando ser las principales curanderas. Con calma, devuelven la esperanza a los hogares destrozados. Nuestro pueblo está resultando ser un pueblo de curanderos heridos, que se dan ánimos unos a otros para comenzar de nuevo.

Del 25 de diciembre
: Para el pueblo de Myanmar estas son unas Navidades especiales. Los miembros de Caritas mostraron una fuerte presencia, a través de expertos que llegaron al tercer día de la catástrofe, para colaborar hombro a hombro con la Iglesia de Myanmar en la tarea hercúlea de hacer el bien.

El sólido apoyo prestado por todos los miembros de Caritas fue la luz que brilló en la oscuridad de esos días aciagos. El acompañamiento de buenas personas trajo esperanza, más allá de la respuesta a la catástrofe. El delta era un valle de muertos. Sin embargo, hoy la vida renace una vez más en los campos, a lo largo de los canales, en la reconstrucción de las casas y los colegios.