Esta página está a su disposición también en: Inglés, Francés

Fatima benefits easily accessible water thanks to Caritas Credits: NCA 2009

Fatima benefits easily accessible water thanks to Caritas
Credits: NCA 2009

La pequeña Fátima, de once años, vive con su familia en el campamento de desplazados internos de Khamsadageig, en Darfur, donde están alojadas unas 19.000 personas. El campamento fue establecido en 2005 y es uno de los más viejos del Darfur. Caritas trabaja en programas que suministran agua, ofrecen instalaciones sanitarias y realizan campañas de promoción de la higiene, en el campamento.

Siendo la hija mayor, Fátima tiene que ayudar a su madre a ir a por agua todos los días. Juntas se cargan hasta 80 litros de agua para cocinar, lavar y otras necesidades cotidianas.

Como en otros muchos numerosos conflictos, la crisis del Darfur afecta profundamente a los niños. Son frecuentes los relatos desgarradoras de muertes, privaciones y abusos, especialmente entre las mujeres y las niñas. Caritas está trabajando para mitigar la carga de responsabilidad que tienen que soportar los niños, a causa de la crisis humanitaria.

Una historia de éxito es la de la iniciativa de promoción de la higiene, la sanidad y el agua. Los socios de Caritas en Darfur, Norwegian Church Aid (NCA), suministran agua a más de 130.000 personas sin techo, a causa del conflicto, así como a las comunidades de recepción, que sufren la repercusiones del conflicto en los campamentos de Zalingie y localidades de los alrededores de la región occidental del Darfur.

Los socios de Caritas trabajan en el campamento de desplazados de Khamsadageig, donde vive Fátima. Este proyecto ha reducido considerablemente el peso que tienen que cargar los niños cotidianamente, yendo a por agua para uso doméstico, además de ofrecer otros beneficios directos e indirectos.

Fátima dice que ahora todo es mucho más fácil, porque el agua está más cerca de su “casa”, en el campamento: “Tengo muchos amigos y ahora más tiempo para estar con ellos y jugar, ¡porque es más fácil para nosotros poder ir a por el agua antes del colegio o de irnos a jugar!”, nos cuenta ella.

Ella se siente muy agradecida, porque ahora también hay agua e instalaciones higiénicas en su colegio. El acceso a estas instalaciones ha facilitado a Fátima poder ir al colegio. Los socios de Caritas facilitan agua corriente sana en los colegios, así como letrinas separadas para niños y niñas, instalaciones lavarse las manos y utensilios de limpieza.

El África subsaharariana afronta uno de los peores déficits de su historia. Sólo el 56 por ciento de la población tiene acceso a agua limpia y sólo 37 por ciento tiene acceso a instalaciones de servicios sanitarios . En Sudán, como en otras muchas culturas, las mujeres y las niñas son las principales responsables de la utilización y gestión de los recursos hídricos, servicios sanitarios y salud en el hogar.

Fátima casi no recuerda nada de aldea, pero su madre le cuenta que era mucho más difícil conseguir agua en ella, porque había que caminar más de una hora para ello.

 


1 Departamento del Asuntos Económicos y Sociales de la ONU (2004). Una perspectiva de género sobre recursos hídricos e higiénicos, Documentos base No.2, Comisión sobre el Desarrollo Sostenible, Nueva York, EE.UU. Consultado el 27 de mayo de 2009 en http://www.un.org/esa/sustdev csd/csd13/documents/bground_2.pdf

2 Agua para la vida ONU (2005). Informe normativo sobre género, agua e higiene. Consultado el 27 de mayo de 2009 en http://www.un.org/waterforlife decade/pdf/un_water_policy_brief_2_gender.pdf