Esta página está a su disposición también en: Inglés, Francés

Fr. Isidore Ouédraogo, the Secretary General of Caritas Burkina Faso (OCADES) Credits: Caritas

Fr. Isidore Ouédraogo, the Secretary General of Caritas Burkina Faso (OCADES)
Credits: Caritas

Más de 800.000 niños están expuestos a riesgo debido al aumento de la malnutrición en el Níger, Mali, el Chad, Burkina Faso y Mauritania en África Occidental. Entrevistamos al P. Isidore Ouédraogo, Secretario General de Caritas Burkina Faso (OCADES), sobre la crisis

P : La región del Sahel en Africa Occidental afronta una grave crisis económica. ¿Cómo es la situación en Burkina Faso?

P. Isidore Ouédraogo: Es menos grave que en el Níger, pero todavía tenemos que seguir de cerca los acontecimientos. La coseha de 2009 fue mala, sobre todo porque varias regiones de Burkina Faso resultaron afectadas por las inundaciones. Estas inundaciones debilitaron la economía en general, y muchas personas tuvieron que vender todos sus cereales. Debido a las diversas crisis alimentarias registradas en los últimos años, el número de personas que viven en la pobreza aumenta cada vez más. Para muchas familias de Burkina Faso, los cereales y el ganado funcionan como una cuenta bancaria familiar. Constituyen los ahorros que les permiten financiar el tratamiento a un pariente enfermo, sufragar el costo de los materiales escolares de los hijos, comprar diversos alimentos para una dieta equilibrada. Generalmente, las familias venden primero el ganado cuando están en dificultad. Pero muchos de ellos no han tendido ganado durante varios años. Se puede deducir fácilmente cuáles serán las consecuencias de la crisis a largo plazo: principalmente bajo nivel de instrucción, enfermedades y malnutrición.

P : ¿Qué hará Caritas para hacer frente a la emergencia ?

R : Intervendremos en el norte y el noreste del país. Algunas de las regiones más pobres de Burkina Faso se encentran ahí. En síntesis, lanzaremos una llamada para ayudar a alrededor de 1.500 hogares compuestos en media por seis personas. Prestaremos ayuda alimentaria de emergencia y distribuiremos semillas, fertilizantes y aperos para mejorar la producción. La llamada se centrará en los más vulnerables, principalmente familias monorapentales, hogares encabezados por una mujer y familias que han sido afectadas por las inundaciones.

P : ¿Qué hay que hacer para luchar contra la inseguridad alimentaria endémica en el Sahel?

Hunger spreading in West Africa’s Sahel

Hunger spreading in West Africa’s SahelP : ¿Qué hay que hacer para luchar contra la inseguridad alimentaria endémica en el Sahel?

R : Sobre todo, tenemos que volver a reforzar la producción alimentaria local. Durante mucho tiempo, el Gobierno y las instituciones internacionales se centraron en la producción de algodón para la exportación. Se suponía que los ingresos de las exportaciones darían de comer a las personas. Pero las cosas no funcionan de esa manera. Lo hemos visto con las crisis alimentarias de 2006 y 2008, cuando las fluctuaciones de los precios y la especulación nos afectaron duramente.

La soberanía alimentaria es importante, los alimentos deben ser producidos por nuestros pequeños agricultores aquí en Burkina Faso. El 80% de nuestros habitantes son agricultores. Ellos tienen que producir alimentos para su propio consumo, pero también para ganarse la vida. Después, el pequeño agricultor puede tomar su propia decisión, ya sea que quiera vender el sorgo que produce o bien comprar un volumen mayor de arroz importado de Asia, por ejemplo; pero la producción local es la que le ayudará a tener acceso a la economá mundial.

La crisis alimentaria en el Níger nos afecta indirectamente, porque ha ocasionado un fuerte aumento de los precios de los alimentos en Burkina Faso y también ha alentado la especulación en el país. Los esfuerzos deben coordinarse a nivel regional, por ejemplo a través de la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental (CEDEAO). Nosostros estamos totalmente en contra de una liberalización salvaje de un sector tan importante para nuestro pueblo como el de los alimentos, no sería justo.

P: ¿Cómo podemos ayudar al pequeño agricultor a mejorar su producción ?

R: Los agricultores deben ajustarse al cambio climático y a condiciones difíciles. Caritas les entrega semillas de calidad, fertilizantes y aperos, y mejora el acceso al agua mediante la construcción de pequeñas presas y pozos.

La producción también debe diversificarse. Los agricultores de Burkina Faso producen fundamentalmente sorgo y cacahuete porque estos cultivos funcionan bien con el tipo de suelo que tenemos. Pero, existen otras opciones. Nosostros alentamos a las personas a cultivar hortalizas, judías verdes, papas, zanahorias, coles, berenjenas y hasta fresas.

En cuanto al acceso al agua, debemos explotar las energías renovables, tales como la energia solar. Con una bomba solar en un pozo que pueda bombear, por ejemplo, de 3 a 4 metros cúbicos de agua, se puede regar una hectárea de terreno todo el año. Con ello, una aldea entera puede obtener ingresos substanciales. Las mujeres pueden trabajar en estos terrenos y enviar así a los niños a la escuela.

Este tipo de instalación cuesta 30.000 euros. Pero se trata de una inversión duradera, un tipo de inversión que Caritas promueve. Desde luego, no cerramos los ojos ante las personas que padecen hambre y necesitan ayuda alimentaria, pero nuestro trabajo debe sobre todo mejorar la situación a largo plazo. Queremos ayudar a las personas para que se autoayuden .

También intervenimos en la elaboración y distribución de los alimentos. Tomemos, por ejemplo, el caso de la elaboración del sorgo. En las aldeas pobres, las mujeres dedican muchas horas a realizar esta tarea manualmente. Un pequeños molino aumentaria considerablemente la eficacia de su trabajo.