Esta página está a su disposición también en: Inglés, Francés

Little boy drawing in a Caritas child-friendly space, at Bureau des Mines camp, where 450 children have joined the programme. Credits: Caritas/MathildeMagnier

Little boy drawing in a Caritas child-friendly space, at Bureau des Mines camp, where 450 children have joined the programme.
Credits: Caritas/MathildeMagnier

Las operaciones de ayuda proceden en Haití, mientras Caritas ya ha conseguido ofrecer su asistencia a más de un millon y medio de damnificados, tres meses después del terremoto. El seísmo del 12 de enero causó la muerte de 230.000 personas, destruyendo infraestructuras y dejando a tres millones de damnificados. El seísmo redujo a la miseria a un país que ya era pobre y subdesarrollado.

Los miembros de Caritas de más de 60 países han estado apoyando las operaciones de asistencia, suministrando alimentos, refugio, medios de sustento, agua limpia, un lugar seguro para que los niños pueden jugar y aprender, asistencia médica y asesoramiento contra los traumas. Caritas ha gastado más de 14 millones de USD (10 millones de euros) hasta la fecha y tiene previsto responder a la emergencia en Haití en los próximos cinco años, con el fin de ayudar a los haitianos a construir un país autosuficiente.

Los programas de alojamiento de Caritas han ofrecido tiendas de campaña y lonas para refugios a más de 100.000 personas en la capital, Puerto Príncipe, así como en Léogâne, Jacmel y otras comunidades. Caritas está trabajando también con la comunidad internacional en la búsqueda de lugares seguros para campamentos provisionales, con el fin de trasladar allí a la población, asegurando el respeto de sus derechos.

El trabajo con los damnificados implica el suministro de comida a un millón y medio de personas, el transporte diario de 30.000 gallones de agua al día a cuatro campamentos, las construcción de letrinas y la distribución artículos para la higiene, bidones y kits para la depuración del agua.

Los programas de trabajo-por-dinero de Caritas han ofrecido empleo de unos 2.300 haitianos desde el seísmo. Mientras en Solino y Puerto Priícipe se limpiaron los canales, porque representaban una seria amenaza para la salud de la población. Se han desescombrado y restructurado, de manera que sean seguros, un hogar de ancianos, uno centro para discapacitados y un colegio de enseñanza primaria. Contratando a la población local para la limpieza y desescombro se ha injectado dinero contante a la economía local.

Más de 350.000 personas en Haití se han beneficiado de los programas de salud de Caritas. Con los mismos, se ha facilitado asistencia por traumas, 480 operaciones quirúrgicas y primeros auxilios, en 21 hospitales y dispensarios, la distribución de kits de salud y medicamentos y la financiación de una campaña de promoción de la salud pública. En ese contexto, Caritas está trabajando con el artista de grafitos Jerry Rosembert , con el objetivo de crear grandes murales en Puerto Príncipe que recuerden a la gente la necesidad de lavarse las manos.

Caritas ha celebrado dos ferias de simientes en el sur para los agricultores, a los que distribuyó cupones, para que consiguieran simientes, fertilizantes, aperos y otro material necesario en los comercios locales. Caritas también esta trabajando con los agricultores para prevenir la erosión del terreno, animándoles a plantar árboles de fruta, con regulares cosechas anuales.

El personal de Caritas está facilianto asesoramiento a más de 2.000 niños en los campamentos. Se han instalado centros de seguimiento para la infancia, en los que se ayuda a los niños a volver a la normalidad de sus vidas. Se han montado 25 tiendas-colegios y otros 53 colegios han recibido material escolar, para reactivar la enseñanza.