Esta página está a su disposición también en: Inglés, Francés

Paddy re-plantation in progress near check dam using water from the check dam Credits: Jeevan Vikas Sanstha-Chandwa/Caritas India

Paddy re-plantation in progress near check dam using water from the check dam
Credits: Jeevan Vikas Sanstha-Chandwa/Caritas India

Bara es una localidad situada en un área propensa a las sequías del estado de Jharkhand, en la zona oriental de India. Las difíciles condiciones climáticas y completa dependencia de las lluvias implican sólo una cosecha al año para los agricultores. El rendimiento agrícola era extremadamente escaso. Y comos los aldeanos tenían pocas posibilidades de obtener otro tipo de empleo en esa región, emigraban a las ciudades buscando trabajo.

Sin embargo, hace algunos años, la situación empezó a mejorar. En 2005, un aldeano de la zona, llamado Samaj Vikas Sanstha, empezó un programa de preparación a la sequía en Bara Village, con la ayuda de Caritas India. Se formó un comité de desarrollo en la aldea, compuesto por 9 hombres y 3 mujeres, con el fin de llevar a cabo tareas de sensibilización dentro de la comunidad, respecto a la necesidad de proteger recursos naturales valiosos, como el agua. Como resultado, la comunidad es más consciente ahora sobre el cambio climático y está mejor preparada para hacer frente a futuras situaciones adversas. Efectivamente, la aldea está ahora más unida que nunca, y se reúne regularmente para discutir sus problemas y encontrar soluciones.

Una solución llegó en forma de proyecto para la construcción de un dique. Eso ha ayudado a la comunidad a mejorar la disponibilidad de agua para los riegos e incrementar los recursos existentes de agua para beber.

Los agricultores han visto incrementar el rendimiento de sus cultivos, pasando a tres cosecha al año. Durante el periodo de lluvias, pueden cultivar arrozales y cuando las lluvias escasean, cultivan patatas, guisantes, repollos, garbanzos, trigo, cebollas y calabazas. Con repercusiones positivas en sus ingresos. El cultivo de calabazas, repollo y alubias, es una fuente adicional de ingresos, durante los secos meses de verano.

Otra solución fue instalar estanques para la piscicultura. Invirtiendo en 10kg de alevines (peces pequeños) para estanques, se pudieron conseguir más de 150 kg. de pescado el primer año.

Al reducirse las repercusiones de la sequía, en los medios de sustento de la población, él índice de emigración disminuyó y la economía local ganó fuerzas. Los excedentes de producción de verduras y pescado se vendían en el mercado y fueron fuente de ingresos extras para los aldeanos.

Otro éxito fue el acceso a la educación de los niños de la aldea . Antes no había colegios en el pueblo y los niños tenían que desplazarse largas distancias para recibir una educación. A través de operaciones conjuntas, entre los grupos de auto-ayuda y los aldeanos, se construyó un colegio y una cabaña. Inspirado por lo que pasaba en el pueblo, el Gobierno estatal contruyó un edificio adicional para el colegio y nombró a un maestro auxiliar.

Este artículo está inspirado en el estudio de un caso, una experiencia concreta de la Dirección de Recursos Naturales de Caritas India, financiado por Caritas Australia. Si tienen preguntas, pueden dirigirse a Sunil Simon, Caritas India. Para ponerse en contacto, escriban a sunilsimon@caritasindia.net