Esta página está a su disposición también en: Inglés, Francés

Being prepared is key to living in areas prone to disasters, such as El Porvenir. Organising community emergency committees and providing training in essential emergency response skills has ensured that in isolated areas local people are equipped to deal with the immediate impacts of a major weather event in the first – crucial - hours. Credits: Trócaire

Being prepared is key to living in areas prone to disasters, such as El Porvenir. Organising community emergency committees and providing training in essential emergency response skills has ensured that in isolated areas local people are equipped to deal with the immediate impacts of a major weather event in the first – crucial – hours.
Credits: Trócaire

de Trócaire (Caritas Irlanda)

Llegar a la comunidad de El Porvenir no es una tarea fácil. Con frecuencia, el empinado sendero de 8 km. que conduce a este lugar está cerrado a la circulación de vehículos, durante la temporada de tormentas. Los aldeanos pueden pasar incomunicados durante días enteros, sin acceso a alimentos ni agua y perdiendo importanets días de trabajo y colegio. En octubre de 2008, la tormenta tropical número 16 entró por el norte del Honduras, procedente del Caribe. Siete largos días de precipitaciones provocaron graves inundaciones y corrimientos de tierra, causando serios daños en los cultivos y las viviendas, dejando a la comunidad inaccessible y a 136 familias sin techo y con un futuro incierto.

El cambio climático ha incrementado esa incertidumbre. Según los pronósticos, las tormentas tropicales y abundantes lluvias, incidencias anuales en Honduras durante la temporada de huracanes, se incrementarán en intensidad y frecuencia, para generar fenómenos meteorológicos más graves. La experiencia registrada en las comunidades hondureñas, en los últimos años, confirma esas previsiones. El tiempo es cada vez más variable e inclemente, tanto en el incremento del número de tormentas que se registran en la costa norte, como en la mayor duración de las sequías en el sur de Honduras. Ante este reto, las comunidades – como la del El Porvenir – deben hacer frente a la difícil tarea de adaptarse a un medio ambiente todavía más hostil.

Los fenómenos meteorológicos, como la tormenta tropical 16, devastan la vida de las personas, acabando con los cultivos, el ganado, pertenencias y casas. Un aumento de la frecuencia de fenómenos meteorológicos extremos significa que el tiempo a disposición para que la población se recupere, entre una tormenta y otra, o reconstruya sus casas, entre un corrimiento de tierras y el siguiente, será muy reducido. De manera que no será suficiente para que la gente pueda volver a ser autosuficiente. Como consecuencia, cada inundación o tormenta empujará a las personas cada vez más profundamente en la miseria, porque sus recursos seguiran mermando, así como las posibilidades de ganarse la vida. Trócaire, ayudando a sus colaboradores locales, busca la protección de la población y sus medios para ganarse la vida. Así mismo, quiere asegurar el fortalecimiento de capacidades, con el fin de hacer frente a fenómenos meterológicos extremos, ahora y en el futuro.

La preparación previa es un factor decisivo, cuando se vive en áreas propensas a las catástrofes, como El Porvenir. Con la organización de comités de emergencia y la capacitación, en la respuesta a las emergencias, primeros auxilios, gestión de búsqueda y rescate, provisión de refugios, se ayuda a la población local, en áreas aisladas, a estar bien equipada para hacer frente a grandes fenómenos meteorológicos violentos, en la primeras y cruciales horas de la emergencia. En áreas propensas a inundaciones, se han implantado sistemas de alerta previa, con el fin de avisar a la gente de la inminencia de una inundación. Sabiendo previamente cuanto tiempo hay a disposición, los miembros de la comunidad pueden ponerse a salvo, así comos sus pertencica, de manera que se puedan evitar muertes y pérdidas materiales. Se han utilizado técnicas de participación, con el fin de examinar áreas vulnerables, dentro de las misma comunidades, diseñando mapas que evidencien las zonas de mayor vulnerabilidad, incrementando la capacitación local, de forma que se puedan comprender los riesgos y reaccionar a tiempo. También se ha reducido la vulnerabilidad de los hogares ante ciertos peligros, trasladando a las familias de zonas más propensas a la inundación o corrimientos de tierra, y construyendo viviendas con criterios anti-sísmicos y anti-inundación.

A la vez de asegurar que las comunidades estén preparadas para hacer frente a mayores inclemencias del tiempo, la gestión del medio ambiente local también juega un rol de gran relevancia, al momento de reducir las potenciales repercusiones negativas del tiempo. El uso sostenible y ecológico de la tierra, junto con un enfoque integrado, en la gestión de parcelas, pequeños terrenos y cuencas, ha ayudado a proteger los medios de sustento de personas que dependen del medio ambiente para sus recursos. Se ha realizado un proyecto orientado con este enfoque, con el fin de encontrar recursos energéticos alternativos a la leña. En El Porvenir, como en otras muchas comunidades del mundo en vías de desarrollo, una dependencia excesiva de la leña como combustible ha provocado la deforestación, que a su vez ha originado una mayor vulnerabilidad ante la eventualidad de inundaciones y corrimientos de tierra. En respuesta a este problema, se construyeron plantas a Biodigester en el El Porvenir, para faciltar combustible alternativo a la leña. Los Biodigesters son de una tecnología relativamente sencilla, que con residuos produce metano. Este gas puede ser utilizado para cocinar y el alumbrado, reduciendo de esa manera la dependencia de la leña como combustible. Como parte de un enfoque más amplio, en la gestión de los recursos naturales, el uso de fuentes alternativas de energía permite la reforestación de los bosques agotados, que a largo plazo ofrecen a las comunidades defensas vitales contra las inundaciones y los corrimientos de tierra.