Esta página está a su disposición también en: Inglés, Francés

His Beatitude Fouad Twal, Latin Patriarch of Jerusalem and President of Caritas Jerusalem and Caritas-run Aboud Health Center in the West Bank. Credits: Orlansky/Caritas

His Beatitude Fouad Twal, Latin Patriarch of Jerusalem and President of Caritas Jerusalem and Caritas-run Aboud Health Center in the West Bank.
Credits: Orlansky/Caritas

Las tensiones en Tierra Santa han registrado un incremento, tras el asalto a la flotilla dirigida a la Franja de Gaza, el pasado 31de mayo.

Sin embargo, Su Beatitud Fouad Twal, Patriarca latino de Jerusalén y Presidente de Caritas Jerusalén, espera que la nueva generación de jóvenes palestinos e israelíes pueda conocer un día la paz.

Pregunta: La comunidad internacional ha condenado con firmeza el mortal ataque a la flotilla humanitaria dirigida a Gaza. ¿Cuál fue su reacción ante esos hechos?

PatriarcaTwal: Hemos sido testigos de estos hechos con una doble posición. Nosotros formamos parte de la comunidad internacional, pero también formamos parte de la gente que vive prisionera aquí. Condenamos toda forma de violencia. Todos los pueblos deberían poder vivir juntos, en libertad y felicidad, sean musulmanes, judíos o cristianos. Toda acción que impida el diálogo y las negociaciones no está al servicio de la paz, y no importa quién sea el responsable.

Pregunta: El actual Presidente de EE.UU., Barack Obama, están intentando actualmente reactivar las negociaciones de paz entre israelíes-palestinos, mediante negociaciones indirectas. ¿Cree usted que estas iniciativas tienen alguna posibilidad de éxito?

Patriarca Twal: Rezamos para que las negociaciones de paz tengan éxito, para que esta tierra del Calvario pueda convertirse por fin en una tierra de paz. Tenemos prohibido perder la esperanza, incluso cuando la situación actual no sea favorable para las negociaciones de paz.

Para conseguir progresos, se necesita mucho sentido común. Es necesario tener una gran visión y un gran corazón. La violencia no es nunca una solución. Esperamos poder unir a la gente con nuestras iniciativas Caritas, en los territorios ocupados.

Caritas lleva trabajando en los territorios ocupados palestinos desde la Guerra de los Seis Días, en 1967. Sí, la violencia sigue existiendo, pero también nuestro trabajo benéfico. Todavía están abiertos nuestros colegios y hospitales. Personalmente, yo creo firmemente en la educación. En nuestros colegios, los niños juegan juntos, comen juntos y rezan juntos, ése es el mejor diálogo posible, la mejor manera de abrirse.

Pregunta: ¿Qué alcance tiene la ayuda internacional en los territorios palestinos?

Patriarca Twal: En la Franja de Gaza hay tantos problemas. Mucha gente tiene miedo de la guerra y sus casas han sido destruidas. Caritas trabaja en el campo de los servicios sociales, la salud y la enseñanza. Ésta ayuda en muy importante. Hay una solidaridad mundial con Jerusalén y nuestros beneficiarios de Caritas pueden sentirla.

Estamos recibiendo mucha ayuda y la necesitamos. Sin embargo, todavía no hemos recibido lo que más necesitamos: la paz. La ayuda que recibimos es como una aspirina. Nos alivia a corto plazo, pero no es una solución duradera.

La ocupación no nos permite vivir una vida normal. No podemos desplazarnos libremente para ir al trabajo, al hospital o a la iglesia, como todo el resto del mundo: esto no es vida. Es necesario levantar el bloqueo de Gaza. Nadie debería padecer una situación como ésta. Sólo queremos ser como todos los demás, no queremos privilegios. El conflicto lleva durando décadas. La gente ya está cansada.

La nueva generación, los jóvenes palestinos e israelíes, nacieron en un clima de violencia y crecieron en estas circunstancias. Sólo conocen la violencia. ¿Cómo pueden considerar la posibilidad de la paz? Yo creo que los líderes religiosos y políticos son en gran parte responsables de eso. Todos deberían preguntarse a ellos mismos qué es lo que pueden hacer para que esta nueva generación conozca la paz.

Pregunta: ¿Cómo está considerada Caritas como organización católica en los territorios palestinos?

Patriarca Twal: Nosotros somos puramente una organización católica y lo afirmamos con orgullo. No deberíamos tener miedo de decirlo. Nuestra organización es 100% católica, pero abierta a todos. Y nuestros beneficiarios lo saben. Ellos agradecen los servicios tan necesarios que ofrecemos, en el área de la enseñanza, la salud y la vida social, nuestra caridad no conocer fronteras.