Esta página está a su disposición también en: Inglés, Francés

Empowering Oceania

Empowering Oceania

de Tim Walsh, Caritas Oceanía

Durante la primera semana de junio, en Rarotonga, capital de las Islas Cook, se celebró un taller organizado por la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (ONUCAH), con el fin de mejorar la coordinación tanto de las emergencias, como de la respuesta gradual a las inclemencias del tiempo, en el marco de las iniciativas orientadas a contrastar las repercusiones del cambio climático.

La mayoría de los participantes del taller eran isleños de Rarotonga, Aitutaki, Mangaia, Mauke y Mitiaro, y había también representantes de Caritas Oceanía, New Zealand Aid, la Cruz Roja de Fiji, la Comisión Justicia, Paz y Desarrollo y funcionarios gubernamentales. También había representantes de organismos de ONU y de la oficina nacional local para la gestión de catástrofes (Emergency Management Cook Islands).

Los participantes de las Islas Cook acordaron desde el principio que, no obstante la relevancia de exponer su creciente problema a la comunidad internacional, la gestión del proceso debe corresponder a la población isleña. Combinando los recursos intelectuales, sociales y espirituales de la región, deben desarrollarse soluciones que abracen las tradiciones y la singularidad de Oceanía.

El grupo revisó la respuesta inicial y la primera fase de la recuperación, tras el ciclón tropical “Pat”, que azotó la isla de Aitutaki hace pocos meses. Lo primero fue reconocer las deficiencias: lagunas en la planificación, comunicaciones escasas, duplicación de actividades, la imprecisión de la evaluación de daños y el retraso en la respuesta a la petición de ayuda. Los participantes también reconocieron los aspectos positivos, como el hecho de ser una pequeña comunidad. Siendo pocos, se tiene una mejor percepción del potencial de los demás, la actual riqueza de la región y la disponibilidad natural de los recursos. Además, reconocen el poder de la oración nacional por la paz y el coraje, que es sagrada para la comunidad y fue la primera respuesta en las comunicaciones nacionales, tras el ciclón.

El taller ayudará a los participantes a determinar qué es lo que hicieron bien, lo que no hicieron o salió mal en la planificación de la respuesta y el funcionamiento, así como las lecciones aprendidas, para utilizarlas en la próxima ocasión. Se dieron cuenta de que su mejor recurso es “tatou”, que significa “nosotros”, y que trabajar juntos con confianza mutua y amor les ayudará a evitar errores en futuro. Sus sistemas de planificación y estructuras no necesitan reorganización, solo deben ser implementados con mejor coordinación.

Reconociendo que viven en un ‘Jardín del Edén’ del Pacífico, los participantes admiten también que son los más vulnerables a la devastación en las catástrofes. Se sienten optimistas porque, aunque aprecian las ofertas de ayuda de donantes y colaboradores internacionales, cuentan con fuerza y recursos para crear ellos mismos las bases de su respuesta a sus futuras emergencias. Esta certeza ha contribuido al empoderamiento de la población del Pacífico, ayudándola también a aceptar toda potencial ayuda adicional que se le ofrezca.

Tim Walsh es el Coordinador Regional de Caritas Oceanía