Esta página está a su disposición también en: Inglés, Francés

Masonry training is one practical skill which the SCC community centre is providing for camp members. Credits: Caritas

Masonry training is one practical skill which the SCC community centre is providing for camp members.
Credits: Caritas

Po Edwyn Shiell, Act for Peace – Coordinador de Campañas y Comunicaciones (Australia)

La sensación de que la vida continúa más allá del estado de emergencia en los campamentos va en aumento en el campamento de Bilel en Darfur. Las personas comienzan a participar en los centros comunitarios y la formación profesional es un hecho cada vez más frecuente.

Aunque la inseguridad todavía está muy difundida, los residentes en los campamentos se sienten habilitados y participan en los numerosos programas de enseñanza de oficios que ofrece el programa conjunto de CARITAS/Action by Churches Togethe (ACT) ejecutado por la Norwegian Church Aid (NCA) y sus dos asociados, el Consejo Sudanés de Iglesias (SCC) y Sudanaid (Caritas Sudán).

La capacitación en albañilería es uno de los oficios que ofrece el centro comunitario del SCC a los miembros de los campamentos. David Kat, oficial de educación de adultos del SCC, afirma: “Los miembros de los campamentos reciben 25 días de capacitación en albañilería en el centro comunitario. Actualmente, participan 40 personas: 20 en albañilería, y 20 en soldadura.

“Los oficios que aquí aprenden, permiten que los cursillistas regresen a los campamentos y utilicen los conocimientos aprendidos con fines constructivos y los transmitan a la comunidad. Estos cursillistas se vuelven efectivamente instructores en sus propias comunidades. Además, les brindan la oportunidad de salir de su entorno y utilizar sus conocimientos en un contexto urbano. Pueden conseguir empleos en la ciudad y mirar más allá de los confines del campamento. Para muchos, es un camino para el autodesarollo.”

Adam Ali es instructor de albañilería en el campamento y trabaja en estrecho contacto con los participantes, mientras éstos adquieren conocimientos prácticos en materia de construcción y soldadura. La capacitación es muy directa y práctica y el trabajo es difícil. Cerca de nosotros, un participante suelda los ángulos de una estructura de metal mientras las chispas salpican en sus gafas protectivas en medio del sofocante calor del día.

Adam Ali afirma: “La albañilería es un excelente oficio y creo que los cursillistas se beneficiarán enormemente de él. Tenemos proyectado capacitar a 40 personas y hasta el momento hemos capacitado a 20. Los cursillistas ya han recibido la formación teórica y en estos momentos, como usted puede ver, estamos procediendo con la formación práctica. Los cursillistas de este centro han aprendido a construir, a realizar diferentes estructuras, y algunos de ellos ya han salido a los mercados y han conseguido trabajo. Esos ingresos extras significan mucho para sus familias.”

Al inicio, cuando recién comenzamos el programa, había escasez de materiales y desde entonces hemos instado al SCC a que nos proporcione más materiales para la capacitación. Ellos nos han ayudado en todas las maneras posibles y estamos muy agradecidos por este apoyo. Ahora ofrecemos formación en albañilería ordinaria, capacitación en albañilería compleja – por estos necesitamos más materiales. Confiamos también en que se introduzca la formación en carpintería y que se impartan cursos sobre cómo excavar letrinas y sistemas de drenaje que complementen los proyectos de abastecimiento de agua y saneamiento que ya han comenzado a ejecutarse en Bilel.”

Los resultados obtenidos por el centro comunitario de formación profesional de Bilel se basan en la constancia del trabajo que llevan adelante los trabajadores del proyecto y la comunidad del campamento y la estrecha relación que se ha establecido entre ellos. La sensación de confianza ha hecho del centro una experiencia exitosa. David afirma: “Muchos hombres y sus familias están contentos por la mejora de su condición socioeconómica. Las relaciones con la comunidad son fundamentales para que este trabajo siga mejorando”.

Caritas Internationalis trabaja en Darfur en colaboración con Action by Churches Together (ACT), prestando ayuda a 350.000 personas, de la cuales 240.000 han perdido sus hogares. El asociado en la ejecución, Norwegian Church Aid, tiene dos colaboradores nacionales, el Consejo Sudanés de Iglesias y Sudanaid (Caritas Sudan).