Esta página está a su disposición también en: Inglés, Francés

Miriam teaches tailoring in a relief camp in Darfur. Credits: Edwyn Shiell/ACT-Caritas

Miriam teaches tailoring in a relief camp in Darfur.
Credits: Edwyn Shiell/ACT-Caritas

Caritas Internationalis trabaja en Darfur en cooperación con Acción de Iglesias Unidas (ACT, por sus siglas en inglés), ayudando a 350.000 personas, incluyendo a 240.000 que han perdido sus hogares. La contraparte implementadora, Ayuda de la Iglesia Noruega, tiene dos contrapartes sudanesas: El Consejo de Iglesias de Sudán y Sudanaid (Caritas Sudán).

Miriam es una maestra de corte y confección en el Campamento Bilel, uno de los campamentos de socorro de Darfur. El mismo alberga a más de 30.000 sudaneses que han huido de la violencia. Ésta es su historia.

“Mi familia llegó al Campamento Bilel como consecuencia de los combates. La situación todavía no es segura para que podamos regresar. Yo vengo de la aldea de Kukuya, que queda a tan sólo 5 kilómetros de aquí. Mi esposo y mis 10 hijos ya tienen seis años de estar aquí conmigo.

En mi aldea, mi madre me enseñó corte y confección cuando yo era pequeña. Cuando llegué a Bilel, después de que se creó el centro comunitario, me preguntaron si me quería volver ‘instructora de corte y confección’ y enseñarles a las mujeres de los campamentos.

En los últimos meses he capacitado a 106 mujeres. Los empleos para mujeres son escasos en los campamentos, por lo que la capacitación es vital. Cuando ya pueden hacer camisas y uniformes escolares los venden en los mercados. Esto es excelente para sus familias. Es una forma muy buena de ganar dinero.

Las mujeres reciben máquinas de coser y cierta cantidad de tela para poder iniciar sus propios negocios. Forman grupos de costura para poner en marcha estas actividades generadoras de ingresos. Los grupos también les proporcionan a las mujeres de Bilel un lugar en donde se pueden reunir y hablar de sus días. Sin estos grupos, las mujeres en los campamentos estarían completamente limitadas”.