Esta página está a su disposición también en: Inglés, Francés

Caritas is supporting a Hepatitis B vaccination campaign that has reached half a million children, but the needs are much greater across the country. Credit: Caritas

Caritas está financiando una campaña de vacunación contra la hepatitis B, que ha podido alcanzar a medio millón de niños, aunque se necesitan muchas más dosis en todo el país.

Caritas teme que las actuales crecientes tensiones en la península coreana puedan ocasionar una nueva tragedia humanitaria. Los miembros de la Confederación Caritas se reunieron en Seúl, del 20-21 del pasado mes de junio, con el fin de discutir la situación que vive hoy Corea del Norte y el programa actual de la red. Entres otras personas, al encuentro participaba también la Secretaria General de Caritas Internationalis, Lesley-Anne Knight.

El aumento de las tensiones se debe al hundimiento de una nave de guerra surcoreana, que un equipo internacional de investigadores atribuyó sucesivamente a un ataque con torpedo de Corea del Norte. Para Caritas, dicho incidente distrae de nuevo la atención del mundo de la crisis humanitaria que vive Corea del Norte.

Caritas está financiando una campaña de vacunación contra la hepatitis B, que ha podido alcanzar a medio millón de niños, aunque se necesitan muchas más dosis en todo el país.

En una declaración, Caritas afirma que: “La actitud militante del Gobierno norcoreano provoca ulteriores dificultades y posturas más duras en los sectores políticos del sur y otros países implicados. Es un círculo vicioso de acciones agresivas que podrían originar daños involuntarios en las relaciones, el bloqueo del proceso de negociaciones y la pérdida de más vidas humanas. Caritas reitera su exhortación para que se invierta la escalada de violencia y se alcance una solución pacífica, con espíritu cristiano. Rechaza toda intervención armada que pueda causar otras tragedias humanas. La mejor manera de encontrar una solución a la situación actual y nuevas perspectivas abiertas al desarrollo son negociaciones sinceras, con resultados prácticos, con el fin de mejorar la vida del pueblo norcoreano. No hay que olvidar la verdadera situación que vive la mayoría de la población norcoreana, en su lucha cotidiana para satisfacer sus necesidades básicas de alimentos y asistencia médica. Las organizaciones humanitarias, junto a organizaciones locales asociadas, han contribuido a mitigar y crear nuevas perspectivas de desarrollo con proyectos de cooperación. Especialmente entre los grupos más vulnerable económicamente, como ancianos, niños y enfermos, que dependen de la asistencia exterior ”.

Caritas está cooperando en una campaña de vacunación contra la hepatitis B para niños y facilita también alimentos suplementarios para pacientes de tuberculosis y hepatitis. El Ministro de Salud Pública norcoreano dice que medio millón de niños ya han sido vacunados en el área de Pyongyang, entre febrero y abril, con la ayuda de Caritas. También indicó la necesidad urgente de seguir con una campaña nacional para alcanzar a otro millón de niños.

Para Caritas, “estos proyectos humanitarios deben seguir adelante, junto con el intercambio de experiencias técnicas y la identificación de ulteriores necesidades y posibilidades parar un desarrollo social sostenible”.