Esta página está a su disposición también en: Inglés, Francés

Caritas promoted organic farming to the victims of Typhoon Morakot to assist them in rebuilding their lives. Credits: Caritas Taiwan

Caritas promoted organic farming to the victims of Typhoon Morakot to assist them in rebuilding their lives.
Credits: Caritas Taiwan

de Hna. Emma Ling, Caritas Taiwán

El tifón Morakot fue la más devastadora catástrofe registrada en Taiwán en los últimos 50 años y arrasó algunas áreas del sur del país. Las intensas precipitaciones registradas el 8 de agosto del 2009 causaron corrimientos de tierra y enterraron la entera ciudad de Xiaolin. Centenares de personas murieron y otros centenares quedaron sin techo o tuvieron que desplazarse. El balance de la catástrofe fue de millares de millones de daños en infraestructuras, así como en la agricultura, que era el medio de sustento de la población local.

El cambio climático implica mayor incertidumbre en la frecuencia e intensidad de los fenómenos meteorológicos, tiempo con frecuencia impredecible. Las inundaciones y los corrimientos de tierra aumentan a causa de la intensidad de las precipitaciones, los vientos y las tormentas.

Después del tifón, el único acceso posible a las localidades damnificadas era vía aérea, con helicóptero. Centenares de personas de los condados de Kaoshiung y Chiayi fueron transportados así a lugares seguros. Sin embargo, en el condado de Pingtung millares de personas quedaron atrapadas en las localidades costeras, sin energía eléctrica ni agua potable. El ganado se ahogó y sus restos, en descomposición, causaron serias preocupaciones por la salud pública.

Tras el tifón Morakot, la Iglesia católica de Taiwán, los Obispos, todas las diócesis y las Caritas diocesanas, lanzaron iniciativas benéficas y colectas para facilitar ayuda a los damnificados.

Caritas promovió la agricultura orgánica entre los damnificados, con el fin de ayudarles a rehacer sus vidas. Durante el reasentamiento, un agricultor orgánico acreditado adiestró a los demás para utilizar este método agrícola alternativo. Caritas contribuyó a esa iniciativa donando una excavadora y un bulldozer para utilizarlos en la preparación de terrenos para la agricultura orgánica, así como un camión para el reparto y transporte de productos agrícolas. También distribuyeron 360 m2 de lona y casas prefabricadas, como refugio provisional para las reuniones y talleres de la comunidad aborigen.

Esta experiencia también originó la sensibilización de la población aborigen, sobre derechos y políticas territoriales. Líderes del pueblo aborigen están protestando ante el plan del gobierno de Taiwán, para trazar un nuevo mapa de sus territorios, que tendría serias implicaciones en su peculiar cultura y estilo de vida.

La ayuda suministrada por Caritas Taiwán a los damnificados por el tifón Morakot fue variada. Se enviaron inmediatamente 500 paquetes de ayuda con alimentos, mantas, medicamentos y utensilios, a las áreas necesitadas. Algunos de los paquetes fueron transportados en helicóptero y entregados a los habitantes de las zonas más remotas. Entre las tempestivas iniciativas de Caritas Taiwán, podemos mencionar la concesión de subsidios trienales para la escolarización de unos 500 estudiantes pobres, que fueron desplazados o perdieron a sus familias en el tifón y la donación de impresoras para ordenadores y servidores de internet para los colegios.

En las últimas dos décadas, Taiwán ha estado trabajando en cooperación con la comunidad internacional en la implementación de políticas y tecnologías ecológicamente puras. Como resultado, el medio ambiente en Taiwán ha mejorado de manera relevante, la sensibilización pública sobre el medio ambiente se ha reforzado y en 2008 les emisiones de anhídrido carbónico de Taiwán han disminuido por primera vez. Queda mucho por hace, sin embargo, Caritas Taiwán sigue desempeñando un rol importante ayudando a las comunidades locales más vulnerables ante las difíciles consecuencias del cambio climático.

La Hna. Emma Ling es Secretaria Ejecutiva de Caritas Taiwán