Esta página está a su disposición también en: Inglés, Francés

Workers at the Norwegian Church Aid (a Caritas partner) Water and Sanitation facility in Bilel Camp Credits: Caritas

Workers at the Norwegian Church Aid (a Caritas partner) Water and Sanitation facility in Bilel Camp
Credits: Caritas

Autor: Edwyn Shiell, Coordinador de Campañas & Comunicaciones de Act for Peace (Australia)

Las instalaciones de agua y saneamiento de la Norwegian Church Aid (NCA) están en un humilde edificio con el techo de paja. En la entrada hay una serie de jardineras con flores en forma de corazón, construidas con ladrillos rojos que llenan de vida el seco y desierto suelo. El entrar en las instalaciones, una sombra fresca ofrece un refugio al calor abrasador de la jornada. Las paredes, construidas con ramas de árboles, están adornadas con dibujos realizados a mano que ilustran prácticas seguras e higiénicas.

Un grupo de trabajadores del equipo de higiene y saneamiento, dirigido por Osman Haroun, está reunido en el pequeño edificio, discutiendo de sus tareas de educadores de la población acampada en Bilel, con mensajes sobre la necesidad de la higiene.

Jawaher Ahmad Ibrahim, un trabajador del equipo de agua y saneamiento, dice: “Mis jornadas pasan de la siguiente manera: 3 días a la semana con visitas a domicilio para la promoción de la higiene. Normalmente trabajamos con las mujeres y los niños, porque los maridos están intentando trabajar en alguna parte. Esas visitas pueden ser muy sencillas, porque tratan de la necesidad de lavarse las manos, después de usar la letrina o antes de preparar la comida. Normalmente, una jornada está dedicada a limpiar las áreas donde se vive. Para hacerlo, movilizamos a toda la comunidad acampada para limpiar los espacios comunes y luego dedican un día para aprender buenas prácticas higiénicas y sanitarias. Suelo encontrar a los miembros de la comunidad, para discutir con ellos la manera de frenar la propagación de enfermedades, además de visitar el ‘lugar del agua’, para asegurarnos de que la gente ponga en práctica lo que ha aprendido”.

La higiene habitual y cotidiana es algo que damos por descontado en el mundo occidental, pero en un campamento de 30.000 personas, las enfermedades son frecuentes y sencillas prácticas higiénicas pueden marcar la diferencia entre la vida y la muerte, para millares de personas.

Joheed dice: “Yo creo que ha habido excelentes progresos, especialmente en el campamento de Bilel. La limpieza general, en las áreas compartidas por la comunidad, limpieza en el hogar y personal – hemos notado grandes mejoras y algunos cambios muy positivos. Incluso la compresión de la gente del mensaje sobre la higiene es bien aceptado, y cada vez por un mayor número de personas. Hay progresos en los campamentos”.

Todos los miembros del grupo parecen optimistas y hablan de buen grado de su experiencia de trabajo en el campamento de Biel. Es obvio que este trabajo en las comunidades de base, difundiendo la sensibilización sobre la higiene, con servicio de puerta a puerta, se ha convertido en un ámbito de especialización para el equipo agua y saneamiento de la NCA. Desde que fueron expulsadas trece ONG del Darfur, en 2009, este ámbito ha sido una importante laguna que hemos ido cubriendo poco a poco, desde donde abandonaron las agencia expulsadas.

En 2010, el programa facilitará la perforación de nuevos hoyos, pozos cavados a mano, jardines irrigados con energía solar, instalaciones para lavarse las manos, nuevas letrinas, así como la realización de campañas mensuales de promoción de la higiene para los acampados, campañas para la limpieza general de la comunidad, formación sobre la diarrea y formación para formadores en la difusión de mensajes sobre higiene.

Para Joheed: “No resulta fácil llevar este mensaje a varias comunidades, procedentes de diferentes lugares, con conceptos dispares sobre la higiene humana. Es un gran reto. Se necesita un gran esfuerzo para conseguir que la gente cambie su manera de pensar sobre la higiene.

La dermatitis es muy frecuente en los campamentos y sigue siendo fatal para los niños pequeños. Estas dolencias que pueden prevenirse, resultan mortales en el campamento de Bilel. Eso forma parte de nuestro trabajo y es algo a lo que tenemos que hacer frente cotidianamente en los campamentos.

Movilizamos a las comunidades sobre las razones que se esconden tras esas dolencias y las soluciones para la prevención, como lavarse las manos y la limpieza en general. Es un punto esencial del mensaje que llevamos a los campamentos.

Los casos vinculados a este problema son ahora escasos en Bilel ¡gracias al eficaz trabajo que realizamos!