Esta página está a su disposición también en: Inglés, Francés

Recognizing the problem of climate change at Caritas Belgium

Recognizing the problem of climate change at Caritas Belgium

de Gauthier de Locht, Caritas Bélgica

El actual problema del medio ambiente representa el mayor reto que la humanidad haya tenido que afrontar nunca, porque concierne a la civilización humana actual, el ecosistema de la Tierra y la misma existencia de la vida en este planeta.

Caritas Bélgica no quiere convertirse en una organización de defensa del medio ambiente; aunque es evidente que el medio ambiente, el clima y el cambio climático, están intrínsecamente vinculados a nuestro trabajo. Así mismo, nuestras mismas acciones repercuten en el medio ambiente y tenemos que asegurarnos de reducir la huella ecológica de nuestras acciones, proyectos y operaciones.

En el marco de la elaboración del plan estratégico 2009-2014, queremos reconocer la relevancia del cambio climático como asunto prioritario, a tener en cuenta en nuestro trabajo. Con este fin, creamos un grupo de trabajo sobre el medio ambiente, que empezó a trabajar llevando a cabo un estudio sobre la importancia que cada departamento asignaba a los asuntos vinculados al medio ambiente.

Sucesivamente, se indicaron una serie de medidas a adoptar para promover la sensibilización sobre asuntos del medio ambiente. El grupo dividió sus tareas en tres subgrupos, por temas: el primero se ocupó de nuestras operaciones en Bélgica, el segundo de nuestras operaciones en el extranjero y el tercero de incidencia e inclusión en la red Caritas.

En el contexto del trabajo en el extranjero, el primer paso fue saber las repercusiones del cambio climático en países en los que trabaja Caritas Bélgica. Segundo, estudiar el impacto concreto del cambio climático en nuestros proyectos de emergencia, rehabilitación, desarrollo y nuestros presupuestos, es importante que desarrollemos herramientas que tengan en cuenta el cambio climático en nuestros proyectos (p.e., proyectos de seguridad alimentaria, medio ambiente, adaptación al cambio climático, reducción de riesgos de catástrofe) y fomentar este tipo de proyectos en nuestra organización.

Caritas Bélgica examina también la huella ecológica de sus operaciones en Bélgica y reflexiona sobre las medidas a adoptar. Todo se examina, desde los vehículos que utilizamos, a los costes de la energía eléctrica, el papel, las emisiones de anhídrido carbónico en los viajes y las inversiones financieras.

Sobre la incidencia, Caritas Bélgica ha participado en la campaña de CIDSE-Caritas Internationalis sobre el medio ambiente y sigue colaborando en el ámbito del Grupo de Referencia sobre Justicia Climática de Caritas Internationalis.

El medio ambiente es un tema trasversal, estrechamente vinculado a principios como la solidaridad con los más pobres y vulnerables y el desarrollo sostenible. Así como la protección del medio ambiente se enlaza también con los valores de la organización: el respeto, la igualdad y la subsidiariedad, que están arraigados en la doctrina social de la Iglesia y son ineludibles hoy en día.

Es necesario realizar cambios importantes en nuestro modo de trabajar, con e l fin de reducir nuestra huella en el medio ambiente. Caritas Bélgica comprende la relevancia de esos cambios y está dispuesta a tomar las medidas pertinentes.