Esta página está a su disposición también en: Inglés, Francés

Women do the farming in Chad and put food on the family table. Credits: Adoum Goulgué/SECADEV

Women do the farming in Chad and put food on the family table.
Credits: Adoum Goulgué/SECADEV

Las colinas de granito marcan el horizonte. El suelo esta cubierto por una alfombra de piedras. Aparte del lecho seco del rio (ouaddis) la vegetacion no tiene donde crecer. Los arbustos espinosos son la unica flora del desierto. La naturaleza es hostil en el Chad del Este.

“La precipitacion anual normalmente varia entre 300 y 500 mm”, dijo Adoumadji, un tecnico agronomo que trabaja para SECADEV (Caritas Chad). “La estacion pasada apenas cayeron 300mm de lluvia. Las cosechas se secaron antes de producir”.

Yassine Ibrahim cosecho menos de cuatro costales de mijo esta temporada, comparado con anos anteriores en que produjo 23 costales. “Lo poco que pude cosechar ya se termino y tengo que vender mi ganado para alimentar a mi familia”, dijo.

La demanda adicional significa que los precios de los cereales han aumentado tanto que son inasequibles para la mayoria de gente. SECADEV apoya graneros comunitarios en veinte aldeas. Los habitantes comparten los alimentos cuando los precios alcanzan su punto maximo, luego reabastecen los graneros con la siguiente cosecha.

Se motiva a los agricultores a que diversifiquen cultivos. Cultivar remolacha, zanahoria, tomate y nabo ofrece una dieta mas equilibrada y un ingreso adicional. “El dinero que gano con la venta de mi ajo y mis cebollas me permite alimentar a mis hijos”, dijo Achat Adderahim, una madre con dos ninos.