Esta página está a su disposición también en: Inglés

“Child trafficking and sexual exploitation of women and minors are the basest and most severe forms of abuse that occur frequently in the impoverished regions of the country,” said Sr. Rosanne Mallillinof Caritas Philippines. Credits: Caritas Philippines

“La trata de niños y la explotación sexual de las mujeres y los menores son las formas básicas y más graves de abuso que se cometen frecuentemente en regiones empobrecidas del país”, afirmó la Hrna. Rosanne Mallillin, de Caritas Filipinas.
Credits: Caritas Philippines

Alice tenía 25 años cuando dejó su trabajo en Manila, Filipinas. Aunque era ingeniera civil titulada, su sueldo no alcanzaba para pagar los estudios escolares de sus cuatro hermanos y hermanas. Cuando vio un anuncio en que se ofrecían puestos bien remunerados de ingeniero civil en Kuwait, se puso en contacto inmediatamente con la agencia de contratación.

Tuvo que pagar la mitad de la tarifa de la agencia por adelantado, con el compromiso de que pagaría el resto una vez que asumiera el puesto. Pero cuando llegó a Kuwait, le dijeron que firmara un contrato para trabajar como empleada doméstica. La agencia no le permitió regresar a Filipinas e insistió en que aceptara el trabajo y les pagara el dinero debido.

Durante dos años y medio trabajó como empleada doméstica en un familia. Nunca tuvo un día de vacaciones y solía trabajar 20 horas al día. “La trata de niños y la explotación sexual de mujeres y menores son las formas básicas y más graves de abuso que se cometen frecuentemente en regiones empobrecidas del país”, nos dice la Hna. Rosanne Mallillin, SPC, Secretaria Ejecutiva de Caritas Filipinas (NASSA).

Las estadísticas publicadas por la organización Asia ACTS Against Child Trafficking indican que en Filipinas, así como en otros países del Asia sudoriental, cuatro millones de mujeres y niños han sido víctimas de la trata ilegal de seres humanos.

Para la Hrna. Mallillin: “Esa cifra debería ser una señal suficientemente fuerte, para que todos los sectores del país decidieran contribuir a reducir la penosa incidencia de la trata de niños”.

NASSA está reforzando su Programa Panasiático de Lucha contra la Trata de Niños. “Tener vínculos transnacionales con instituciones reconocidas es sin dudas un incentivo. NASSA está firmemente decidida a luchar contra la trata de niños y proteger a las víctimas. Para eso, la colaboración internacional ofrece a las organizaciones miembros una flexibilidad mayor, para averiguar el paradero de las víctimas, descubrir las rutas del tráfico y apresar a los delincuentes. NASSA tiene contactos directos en Asia con las organizaciones de Caritas, una de las organizaciones principales que promueven la lucha contra la trata de menores”, añade la Hna. Mallillin.

En marzo de 2006, NASSA intensificó su Programa de Lucha contra la Trata de Niños, que se centra en la movilización comunitaria para mejorar la eficacia y eficiencia de los servicios sociales, con prestaciones sanitarias, educativas y otros programas de desarrollo. La estrategia del programa consiste en afrontar problemas como la falta de educación básica, debida a la pobreza, la exposición a la violencia y un ambiente poco seguro, provocados por el aumento de agresividad en el desarrollo, la militarización y el elevado índice de población pobre en las zonas urbanas.

NASSA, junto con los Diocesan Social Action Centres (DSAC – Centros diocesanos de acción social) de Filipinas, celebra el “Día contra la trata de niños” el 12 de diciembre, mediante la organización de actividades simultáneas en 27 arquidiócesis.

Los programas prevén actividades de sensibilización, mediante la organización de simposios sobre la trata de niños, la reproducción y distribución de materiales y carteles contra la trata, en las comunidades, la organización de concursos de arte, exposiciones fotográficas y proyecciones de películas, que reflejan las consecuencias nefastas de la trata de niños.

Fuentes: stophumantraffic.org y Caritas Filipinas www.nassa.org.ph