Esta página está a su disposición también en: Inglés, Francés

Migrants in Latin America leaving their home country to escape poverty Credits: Caritas/Hough

Migrants in Latin America leaving their home country to escape poverty
Credits: Caritas/Hough

Caritas exhorta a los gobiernos europeos para que pongan fin a la criminalización de los inmigrantes delineada en la nueva ley de la Unión Europea.

Las organizaciones Caritas de América Latina y el Caribe han exhortado a los miembros del Parlamento Europeo y los Estados de la Unión Europea para que reconsideren su perniciosa política migratoria común.


Caritas y las organizaciones confesionales de Europa respaldan esta exhortación y piden que la UE respete los derechos humanos.

Una directiva del 18 de junio de la Unión Europea amenaza con transformar a los inmigrantes en delincuentes y autoriza su expulsión.

Según el Presidente de Caritas América Latina y el Caribe, S.E. Mons. Fernando Bargalló, esta política es contraria a un sistema de migraciones que sea seguro, humano y coherente, con los derechos fundamentales de la persona humana.

El Obispo Bargalló afirmó que “Caritas está exhortando al Parlamento Europeo para que reconsidere la ley que criminaliza a inmigrantes honestos, que están tratando de sacar a sus familias de la pobreza. La Unión Europea durante años se han beneficiado del esfuerzo de una población trabajadora, en busca de mejorar las condiciones de vida de sus familias. Europa tiene un historia de personas que escapaban de la pobreza buscando trabajo en todo el mundo, por lo que resulta doloroso constatar que ahora se nieguen a ofrecer a las personas pobres de otros continentes las mismas oportunidades.

Cotidianamente los miembros del personal de Caritas somos testigos del sufrimiento de las familias de inmigrantes, que han perdido a sus seres queridos, muertos en el mar o que han experimentado la explotación en su trabajo o abusos en manos de traficantes de seres humanos”.

Caritas solicita al Parlamento Europeo que considere la aplicación de las siguiente medidas:

  • Promover el desarrollo en los países de origen de las personas que emigran, incluida la transferencia de tecnología e inversiones, para crear un terreno de juego más nivelado;
  • Permitir que las personas inmigrantes convertirse en residentes permanente y ciudadanos de la UE con mayor facilidad y rapidez, satisfaciendo criterios razonables;
  • Arbitrar medios jurídicos y legales para que las personas que emigren hacia Europa puedan ingresar en la Unión y trabajar de manera segura, con derechos sociales plenamente reconocidos;
  • Aplicar políticas de seguridad fronteriza que sean coherentes con los derechos humanos. El terrorismo debe prevenirse sin que por ello se falte el respeto a los derechos de cada individuo.

Haga click aquí para leer el texto completo (disponible sólo en español)