Esta página está a su disposición también en: Francés

Flood survivors in Sindh Pakistan receive humanitarian aid from Caritas like sleeping mats, water purification tablets, and cookware Credits: Laura Sheahen/CRS

Flood survivors in Sindh Pakistan receive humanitarian aid from Caritas like sleeping mats, water purification tablets, and cookware
Credits: Laura Sheahen/CRS

Más de tres meses después de que intensas lluvias inundaran enormes franjas de tierras en el Pakistán, millares de personas siguen atrapadas por las crecidas sin poder regresar a casa.

Muchas más viven en alojamientos provisionales, mientras que otras hacen frente a la malnutrición, el paludismo, el cólera y problemas generales de salud ocasionados por la humedad y la inestabilidad de sus vidas.

En un determinado momento, las inundaciones habían sumergido un quinto del Pakistán Más de 2000 personas murieron y millones de hectáreas de cultivos se perdieron junto con millares de cabezas de ganado.

Cuatro organizaciones Caritas han estado trabajando para ayudar a las personas afectadas por las inundaciones, suministrándoles alimentos, medicamentos y viviendas temporales, aplicando medidas de protección y prestándoles apoyo psicológico. Pero quedan grandes problemas por resolver, como por ejemplo dotar de equipo a los agricultores para que, en la medida de lo posible, puedan sembrar sus cultivos e impedir que se produzca una escasez de alimentos; y hallar el modo de proteger a las personas que viven a la intemperie durante el largo y crudo invierno.

Caritas Pakistán, Catholic Relief Services (CRS – miembro de Estados Unidos de Caritas Internationalis), Trócaire (Caritas Irlanda) y Cordaid (Caritas Países Bajos) han estado trabajando en las provincias de Sindh, Punjab, Balochistán y Khyber Pakhtunkhwa (KPK).

“Lentamente, las personas están regresando a sus casas de adobe que han sido reducidas a escombros. Se han establecido aldeas formadas por tiendas en las provincias de Punjab meridional y Balochistán mientras las aguas se retiran en la mayor parte del país. Tenemos que actuar rápidamente, pues el invierno se avecina,” afirmó Anila J. Gill Directora de Caritas Pakistán.

Caritas Pakistán ha prestado apoyo a más de 35.400 familias en todo el país, y en los 22 campamentos médicos patrocinados por ella se han tratado a más de 9.500 pacientes. Además, Caritas Pakistán ha distribuido:

•    1250 tiendas
•    195 equipos de materiales de construcción para reparar los techos
•    14.317 equipos de higiene
•    10.234 canastas de alimentos
•    30.283 juegos de utensilios de cocina, materiales de higiene, y ropa de cama

Catholic Relief Services ha movilizado hasta ahora 22 millones de dólares US y con este dinero ha ayudado a más de 530.000 personas suministrándoles los artículos básicas que necesitaban después de haberlos perdido como consecuencia de las inundaciones, como alimentos, refugio, materiales de higiene y agua. CRS se ha comprometido a ayudar a los pakistaníes a adquirir una autonomía a largo plazo mediante proyectos de efectivo por trabajo, y ayudar a las comunidades a reparar la infraestructura.

Parte de sus esfuerzos se han ha dirigido al abastecimiento de agua salubre. Las personas que viven en las zonas inundadas están expuestas al cólera, la deshidratación y los males estomacales. Los proyectos de abastecimiento de agua de CRS prevén la reparación de bombas de agua, la limpieza de los pozos y la capacitación sobre las mejores prácticas en cuanto a agua salubre e higiene.

Trócaire ha utilizado 8 millones de dólares US para suministrar alimentos, agua, materiales de higiene y otros artículos a más de 135.000 personas desde el comienzo de las inundaciones. Además, ha ayudado a rescatar a 20.000 personas de las crecidas en el período inmediatamente posterior a las inundaciones.

Alrededor de 70.000 personas se beneficiaron de los programas de salud ejecutados por de Cordaid en Shangla, en el norte del Pakistán, en septiembre y octubre de 2010. Cordaid utiliza dispensarios móviles de salud para llevar asistencia sanitaria a los damnificados por las inundaciones. Además, promovió la sensibilización en materia de salud mediante la distribución de materiales de higiene y ayudó a las personas a reemplazar sus pertenencias suministrándoles artículos tales como utensilios de cocina.