Esta página está a su disposición también en: Inglés, Francés

Irish television presenter Lorraine Keane with young girls at the Ecole Anne Marie Javouhey in Port au Prince where Trocaire funded school repairs and a feeding programme after the earthquake. Credits: Jeannie O'Brien/Trocaire

Irish television presenter Lorraine Keane with young girls at the Ecole Anne Marie Javouhey in Port au Prince where Trocaire funded school repairs and a feeding programme after the earthquake.
Credits: Jeannie O’Brien/Trocaire

Trócaire

Más de un millón de damnificados por el terremoto en Haití siguen viviendo en campamentos. Muchos de ellos son niños, pues en Haití 4 de cada 10 personas tienen menos de 14 años de edad. Las difíciles condiciones de vida en los campamentos y la incertidumbre con respecto al futuro caracterizan sus vidas diarias. Trócaire, miembro de Caritas Irlanda, ofrece a los niños en los campamentos espacios seguros donde jugar, aprender y superar los recuerdos traumáticos de la catástrofe.

Christine, de seis años de edad, conoce al dedillo el centro del campamento del Club de Pétionville, en Puerto Príncipe. Ella y su hermana menor fueron unos de los primeros niños que se unieron al centro, cuando éste abrió sus puertas poco después de la catástrofe.

“Cuando llegó, Christine estaba muy estresada,” dice Armelle Joseph, consejero local del centro. “Gritaba siempre y se negaba a participar y socializar con los demás niños. Estaba segura de que se produciría otro terremoto. Pero ahora está mucho mejor. ¡La mayoría de los días, no quiere regresar a casa!”

Entre los síntomas de los traumas sufridos por los niños pueden figurar el estrés agudo, las pesadillas, los trastornos emocionales, los trastornos del comportamiento y el déficit de atención.

“Después de un incidente tan traumático como un terremoto, es sumamente importante ofrecer seguridad, consuelo y orientación psicológica a los niños,” afirma Helen Nic An Ri, de Trócaire, quien trabajó en la creación de los espacios dedicados a ellos.

El personal encargado de la protección de los niños que colabora con Trócaire ha trabajado con más de 2.000 niños en tres diferentes campamentos de personas desplazadas. Se han establecido servicios de orientación psicológica para ayudar a los niños y contribuir a dar a sus vidas un poco de normalidad.

Christine misma afirma: “¡Se le pasa uno tan bien aquí! ¡Me divierto mucho con mis amigos, jugamos todo el día! ¡Me gusta también porque nos dan de comer; y hay tanto espacio!”

Trócaire ha llevado a cabo una labor particularmente activa en la esfera de la salud mental y la educación desde que ocurriera el terremoto en Haití. Actualmente, presta servicios de apoyo a la salud mental a nivel comunitario para 20.000 personas en Léogâne y Delmas, respaldando al Ministerio de Salud en la formación de médicos de atención primaria de la salud en materia de salud mental, y ejecuta una amplia variedad de actividades encaminadas a ayudar a que millares de niños regresen a la escuela.