Esta página está a su disposición también en: Inglés, Francés

Julie and Saint LouisWilner. Credits: Caritas Czech

Julie and Saint LouisWilner.
Credits: Caritas Czech

Caritas Checa

A pesar de todo, Saint Louis Wilner se considera afortunado dentro de la desgracia, porque su mujer y sus hijos están vivos. Con el terremoto, perdió a algunos miembros de su familia, así como su casa y sus pertenencias. Su mujer, perdió su negocio y él se quedó sin trabajo como consecuencia de la catástrofe. Ha sido un año duro.

Está llevando a su hija Julie, de tres años de edad, a la escuela. Se trata de una visión tranquilizadora de normalidad en un período de incertidumbre y dificultades.

La Guardería infantil Dominic Savio en Sibert, Puerto Príncipe, se vino abajo con el terremoto. Caritas República Checa, junto con las oblatas misioneras de María Inmaculada, contribuyeron a reconstruirla.

Ellos también facilitaron uniformes y materiales básicos para los niños y actividades de aprendizaje.

El Sr. Wilner se las arregló para sobrevivir ejecutando trabajos eventuales desde que perdiera su empleo. Caritas Checa lo ayudó con proyectos de efectivo por trabajo y proporcionándole a su familia alimentos y artículos de primera necesidad, así como una tienda para vivir.

“Es difícil vivir en una tienda, porque todo se moja durante la temporada de lluvias. Mi mujer y mis hijos a menudo se enferman como consecuencia de la humedad. Espero que alguien me ayude a reconstruir mi casa,” afirmó.

Un año después del terremoto, el Sr. Wilner sigue angustiado por lo ocurrido.

“Me preocupa que pueda ocurrir otra catástrofe. Especialmente, después de que he escuchado por la radio que los expertos afirman que es posible que se produzcan nuevos terremotos en el futuro en Haití. Esto e preocupa mucho,” añadió.