Esta página está a su disposición también en: Inglés, Francés

Access to basic health care services is severely hampered in Darfur. Haroon Adam Abaka, 24 months, is weighed and checked for proper growth. Credits: Mohamed Nureldin/Act Caritas 2010

Access to basic health care services is severely hampered in Darfur. Haroon Adam Abaka, 24 months, is weighed and checked for proper growth.
Credits: Mohamed Nureldin/Act Caritas 2010

La región sudanesa de Dafur está siendo testigo de un recrudecimiento de la violencia. Doscientas cincuenta mil personas se han visto forzadas a abandonar sus hogares en 2010. Otros millones de personas ya viven en campamentos en una situación de crisis sin solución evidente. [Galería de fotos de Darfur]

En 2010, Caritas suministró alimentos, agua salubre, atención sanitaria, capacitación en construcción de la paz y formación vocacional a medio millón de personas en los campamentos y las comunidades de acogida en el Sudán meridional y occidental, en el marco de un programa ecuménico con al Alianza ACT de organizaciones protestantes y ortodoxas.

Caritas observó un aumento del número de personas necesitadas de ayudas, con el doble de personas nuevas que requerían sus servicios humanitarios. Al mismo tiempo, las actividades de ayuda tropezaron con mayores dificultades como consecuencia de la inseguridad y se limitaron, principalmente, a los campamentos.

El programa de Darfur para 2011, valorado en 11 millones de dólares EE.UU., tiene planeado aumentar el número de beneficiarios a 530.000 personas, cifra nunca antes alcanzada en su historia.

La Secretaria General de Caritas Internationalis, Lesley-Anne Knight, afirmó: “Lamentablemente, ha sido difícil alcanzar la paz en Darfur en 2010. Más personas se han visto forzadas a abandonar sus hogares. Los retornos en gran escala no se materializaron. Hasta un tercio de la población vive en campamentos.

“Caritas y sus asociados han movilizado más de 90 millones de dólares EE.UU. a favor de las personas de Darfur desde que el programa comenzara en 2004. Los cristianos del mundo entero mostraron su compromiso y compasión con estas personas que viven en uno de los lugares más afligidos del planeta.

“Nuestras operaciones de ayuda son más vitales que nunca, pues proporcionan alimentos esenciales, agua, atención sanitaria y medios de subsistencia a medio millón de personas. Nuestro empeño por salvar y mejorar las vidas persiste en el marco de un programa que durará hasta 2015.

“Al cabo de 8 años, es justo plantearse la pregunta ¿cuántos de entre estos campamentos se transformarán en centros urbanos y cuán sostenibles serán? El Gobierno del Sudán ha lanzado una nueva estrategia de paz, que recibimos con beneplácito, pero tenemos que observar progresos reales en el marco de un acuerdo negociado.”

El programa de Darfur actualmente presta apoyo a alrededor de 270.000 personas mediante servicios de abastecimiento de agua y de saneamiento en los campamentos, y a alrededor de 240.000 personas mediante servicios de salud y nutrición. Caritas presta asistencia en Darfur independientemente de las diferencias sociales, religiosas o étnicas.

Los tres colaboradores en la ejecución, Norwegian Church Aid, Sudanaid (Caritas Sudán) y el Consejo Sudanés de Iglesias, emplean a alrededor de 500 personas, integradas en su mayor parte por personal nacional