Esta página está a su disposición también en: Inglés, Francés

Sudan is one of the poorest countries in the world and that poverty is particularly acute in southern Sudan. There is a lack of basic health and education infrastructure. Nine out of ten people live below the poverty line. Credits: Karen Kasmauski/CRS

Sudan is one of the poorest countries in the world and that poverty is particularly acute in southern Sudan. There is a lack of basic health and education infrastructure. Nine out of ten people live below the poverty line. Credits: Karen Kasmauski/CRS

El sur de Sudán decidirá su propio futuro el próximo 9 de enero, en un referéndum que determinará si seguir formando parte de un mismo país unido o la secesión.

Caritas espera que, independientemente del resultado, el voto sea un éxito. Y lo será si logra curar las heridas de la nación y consigue resolver las diferencias que han originado años de conflicto. Sin embargo, a Caritas le preocupan las tensiones que pueden surgir con el referéndum y se prepara a ofrecer una respuesta humanitaria rápida, si se reaviva el conflicto.

Con un millón y medio de sudaneses del sur viviendo en el norte, también se estima la posibilidad de desplazamientos masivos de población hacia el sur, algo que originaría fuertes tensiones en la región.

Sudán ha sido centro de la atención de Caritas durante décadas. La Confederación de organizaciones católicas ha lanzado mayor número de llamadas de emergencia, pidiendo ayuda para Sudán, que por ningún otro país del mundo. El Presidente de Caritas Internationalis, S. Em. ª Óscar Cardenal Rodríguez Maradiaga, afirma: “Nuestras oraciones y esperanza están con el pueblo sudanés, al acercarse este momento histórico lleno de incertidumbre. La autodeterminación es un derecho y es necesario respetar el resultado de la consulta. Toda la población sudanesa debe mirar más allá del referéndum, para trabajar por un futuro justo y pacífico. Caritas apoyará a la población sudanesa, ayudando a la Iglesia católica de Sudán para asegurarse de que cuenta con los recursos necesarios para responder al desplazamiento y reasentamiento de la población. Los seguidores de Caritas han participado en la campaña ‘101 días de oraciones por Sudán’ y seguirán rezando por la paz”.

Los miembros de Caritas ya están trabajando juntos en Sudán junto con la Iglesia católica, a través de la Llamada de Caritas Internationalis para Prepararse a la Emergencia, con el fin de coordinar sus iniciativas humanitarias.

El personal eclesial nacional y local ya ha realizado adiestramiento para las emergencias, las comunidades se han organizado con la creación de sistemas de alerta temprana y están planeando iniciativas para responder con puntos de asistencia para 100.000 personas, si fuera necesario.

Sudán es uno de los países más pobres del mundo y la pobreza es particularmente aguda en el sur de Sudán. Hay carencia de servicios básicos de salud e de infraestructuras para la enseñanza. Nueve de cada diez personas viven por debajo del umbral de la pobreza.

Sin tener en cuenta el resultado final del referéndum de enero, el norte y el sur de Sudán tendrán que hacer frente a enormes retos y necesitarán la ayuda de Caritas y la comunidad humanitaria internacional para superarlos.