Esta página está a su disposición también en: Inglés, Francés

People look at the newspapers displayed in the business area of Abidjan December 21, 2010 as life progressively turns to normal after the violence of last week. The message on the front page of newspaper at top left reads,"Violence does not resolve the problems". Credits: REUTERS/Luc Gnago

People look at the newspapers displayed in the business area of Abidjan December 21, 2010 as life progressively turns to normal after the violence of last week. The message on the front page of newspaper at top left reads,”Violence does not resolve the problems”.
Credits: REUTERS/Luc Gnago

La Guerra en Côte d’Ivoire en 2002 desató una grave crisis humanitaria que se extendió a los países vecinos” afirmó Jean Djoman, Director de Desarrollo Humano de Caritas Côte d’Ivoire. “No se deben repetir los mismos errores ahora.”

Más de ciento cincuenta personas han sido asesinadas en diciembre en este país de África occidental tras las discutidas elecciones presidenciales de octubre entre el titular del cargo Laurent Gbagbo y su rival Alassane Ouattara.

Según Caritas, de no apoyarse el diálogo, el conflicto puede degenerar en una grave crisis humanitaria que se extienda más allá de las fronteras de Côte d’Ivoire. Jean Djoman afirma que la mediación de la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental (CEDEAO) está dando sus frutos.

“Los dos bandos opuestos de Gbagbo y de su rival Ouattara han suspendido de momento sus actividades y manifestaciones,” sostiene. “La situación es difícil, pero confiamos en que puedan llegar a una arreglo aceptable para ambas partes. La suerte de millares de personas depende de ello”

La guerra civil librada en Côte d’Ivoire de 2002 a 2004 ocasionó la muerte de millares de personas y obligó a muchos más a abandonar sus hogares.

En cooperación con otras organizaciones de ayuda, Caritas ha venido ayudando a más de 2.600 personas desplazadas internamente en Duekoué y Danané, en la parte occidental del país, durante las últimas semanas.

La mayor parte de las veces, se trata de pobladores de las regiones ocupadas por los movimientos favorables a Laurent Gbagbo. Entre las personas desplazadas, también figuran niños que padecen malnutrición moderada o grave y que necesitan asistencia específica.

“De momento, estamos en condiciones de atender estas necesidades en lo que se refiere a alimentos, agua, saneamiento y salud. Pero las existencias de nuestro plan para imprevistos establecido antes de las elecciones nos permiten continuar nuestras actividades sólo un mes más, en el mejor de los casos. Ahora, estamos considerando la posibilidad de emprender nuevas actividades con nuestros asociados internacionales de la red de Caritas Internationalis”, afirmó Djoman.

Caritas está presente en toda la región a través de sus organizaciones locales y de los programas de los miembros internacionales de caritas. Por ejemplo, la organización estadounidense miembro de Caritas, Catholic Relief Services (CRS), tiene programas en cinco países fronterizos con Côte d’Ivoire.

“En el caso de que la situación estalle, ocasionaría una crisis regional. Debemos hacer todo lo que esté a nuestro alcance para hallar una solución pacífica a este conflicto,” añade Djoman.”Al mismo tiempo, nosotros en tanto que ONG tenemos que prepararnos para el peor de los escenarios”.