Esta página está a su disposición también en: Inglés, Francés

Every aid package saves lives: together with Austrian donors, Caritas helps hundreds of families in Rahimyar Khan. (in this picture: Thomas Preindl Caritas Austria) Credits: Caritas 2010

Every aid package saves lives: together with Austrian donors, Caritas helps hundreds of families in Rahimyar Khan. (in this picture: Thomas Preindl Caritas Austria)
Credits: Caritas 2010

Mons. Joseph Coutts, Obispo de Faisalabad y Presidente de Caritas Pakistán, nos explica los retos que debe afrontar Caritas en Pakistán, seis meses después de la devastación provocada en el país por las grandes inundaciones registradas.

¿Cómo describiría usted la situación al cabo de seis meses de la crecida?

Mons. Coutts: Todavía queda mucho por hacer. En las áreas en las que trabajamos, ahora estamos pasando de la ayuda inmediata a la fase de la reconstrucción. Sin embargo, en algunas regiones, sobre todo en el sur del país, mucha gente carece todavía de lo más esencial, como alimentos y agua limpia.

Se nos plantea un conflicto. Por una parte, hay gente que necesita ayuda de emergencia, pero por otra también tenemos que pensar en la reconstrucción. Caritas no puede cubrir todas las áreas de atención. Las inundaciones fueron demasiado extensas. Estamos haciendo todo lo posible y cooperamos con otras muchas ONG que trabajan en el país, pero todavía queda mucho por hacer.

En el plano nacional, Pakistán no ha recibido ayuda suficiente y eso afecta a nuestro trabajo. La reconstrucción de las infraestructuras, carreteras y ferrocarriles, exige muchos más fondos de los que ha recibido el gobierno. Ante esta situación resulta mucho más difícil para Caritas poder llegar a la población.

¿Qué percepción tienen de Caritas los damnificados?

Mons. Coutts: Caritas lleva mucho tiempo trabajando en el terreno. La población nos acepta muy bien y eso es por nuestra manera de trabaja. Ayudamos a los necesitados, sin diferenciar su lengua, confesión ni nada. La gente se da cuenta de que nosotros estamos aquí para ayudar. Nuestro personal ha estado trabajando mucho. Así mismo, en estos meses hemos sentido mucho la solidaridad de la red internacional de Caritas.

¿Cómo procederán las actividades en los próximos meses?

Mons. Coutts: Nuestro trabajo se concentrará ahora en las siguientes áreas: refugio, salud y sustento. Nos reuniremos en la sede de Caritas de Roma, con el fin de discutir los planes, coordinar la respuesta de los diferentes miembros de la red y lanzar otra llamada.

El número de damnificados por las inundaciones es de 20 millones, muchas viviendas registraron daños o fueron destruidas. Seguirá siendo una prioridad la construcción de viviendas o la distribución de materiales para la propia reconstrucción.

También los medios de sustento son importantes. Muchos cultivos y cabezas de ganado se perdieron. Estamos distribuyendo fertilizantes y ganado. También hemos llevado a cabo campañas de vacunación para el ganado.

En cuando a la salud, trabajamos activamente en la prevención. Por ejemplo, con la distribución de agua limpia, prevenimos enfermedades que se transmiten por el agua contaminada, como dermatitis, sarpullidos y diarrea. Por ese motivo, estamos instalando grandes plantas de depuración del agua, de manera que puedan abastecer a toda una aldea.