Esta página está a su disposición también en: Inglés, Francés

Andreas Schwaiger/Caritas Switzerland.

Andreas Schwaiger/Caritas Switzerland.

Millones de personas en todo el mundo luchan por hacer frente a la subida de precios de los alimentos, afirman fuentes del personal de Caritas.

“Por lo general, el aumento de precios en la India repercute principalmente en los más pobres, sin embargo, el incremento es tan excesivo que afecta también a la clase media”, asegura Sunil Simon, encargado de la gestión de los recursos naturales de Caritas India.

El índice de precios de los alimentos, estipulado por la FAO (Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura), ha superado el nivel de la escalada de 2008, que provocó grandes disturbios. Tras un año de continuos incrementos, el índice de precios ha alcanzado 214,7 puntos en diciembre, comparado con los 206 puntos del pasado mes de noviembre.

Lo que preocupa a los expertos de Caritas es que dicho índice supera el alto nivel alcanzado en 2008. Un año de grave crisis y disturbios en muchos países en vías de desarrollo. Ahora una de cada seis personas en todo el mundo pasa el hambre, el aumento de los precios dificultará todavía más la posibilidad de los pobres a la hora de comprar comida.

“Caritas está muy preocupada porque los aumentos en los precios de los alimentos afectan en mayor modo a los consumidores más pobres, porque ellos son los que gastan en alimentos la mayor parte de sus propios ingresos. La actual crisis revela de nuevo la vulnerabilidad de los pobres ante la volatilidad de los precios alimentarios”, afirma Christine Campeau, Asesora sobre el Cambio Climático y Seguridad Alimentaria de Caritas Internationalis.

En los últimos meses, se ha triplicado el precio de las cebollas en Delhi: “Este incremento se debe en parte a las condiciones distorsionadas de los mercados, así como al fracaso de los mismos”, dice Sunil Simon. Hay demasiados intermediarios controlando los mercados. La demanda no resulta debidamente planificada y hay problemas de corrupción y transparencia. Los pobres no tienen ninguna posibilidad de salir de su difícil situación. Son muy vulnerables a las consecuencias negativas del cambio climático, en la producción de alimentos y fluctuaciones de precios en ámbito internacional, a causa de la especulación y las catástrofes naturales.

“En India, non preocupa de manera especial las condiciones que viven los pequeños agricultores, porque en 2007 ya se registró una oleada de suicidios entre ellos. Esos casos ilustraron bien la situación desesperada de las poblaciones más vulnerables. Los agricultores no podían sacar de su producción más de lo que invertían, la mayor parte de las temporadas. Al ser demasiado pobres o tener demasiadas deudas, no podían conseguir préstamos en los bancos y tenían de depender de ciertos prestamistas que les ahogaban con intereses muy altos”.

Caritas India puso entonces en marcha programas de apoyo para los agricultores, en las regiones más vulnerable de la zona central y meridional de la India. Caritas les ayuda a hacer frente a problemas como la sequía y cosechas insuficientes. Así mismo, les enseña técnicas agrícolas eficaces y planificación en sus propias finanzas, con el fin de que no tengan que depender de los prestamistas. Las actividades se realizan en las comunidades de base, con la población más vulnerable.

“Lamentablemente, no podemos dar de comer a todo el país, porque la India es un país superpoblado. Es necesario ayudar a la población para que se ayude ella misma, ofreciéndole oportunidades para que la gente se pueda ganar la vida”, señala Sunil Simon.

En Argelia, los disturbios registrados por la escalada de precios en artículos de primera necesidad han dejado un balance de cinco muertos y más de 800 heridos a primeros de enero.

“La subida excesiva de los precios ha originado violentos enfrentamientos, que demuestran las dificultades de la población en hacer frente a la situación”, afirma un representante de Caritas Argelia. “Los jóvenes de Bab El Oued, un barrio pobre de Argel, han saqueando almacenes de alimentos, incendiado coches y luchado contra las fuerzas de policía para manifestar su furia. Como en otros países del norte de África, algunas personas se prendieron fuego para manifestar la propia desesperación. La situación actual es muy seria, ante la total carencia de prospectivas para cada vez un mayor número de personas, en nuestra sociedad”.

Caritas está trabajando en programa de seguridad alimentaria y medios de sustento en numerosos países, facilitando apoyo a las poblaciones más vulnerables, a través de actividades de generación de ingresos o programas agrícolas, así como con iniciativas de incidencia por los derechos de los más pobres, en el marco de las organizaciones internacionales.