Esta página está a su disposición también en: Inglés, Francés

Sister care for her brother. Caritas provided emergency food packages to 100,000 people and other relief items like sleeping mats, ropes, buckets, soap or mosquito nets to roughly 350,000 people. Credits: Wijastuti/CRSPakistan

Sister care for her brother. Caritas provided emergency food packages to 100,000 people and other relief items like sleeping mats, ropes, buckets, soap or mosquito nets to roughly 350,000 people.
Credits: Wijastuti/CRSPakistan

Pakistán está todavía luchando para salir adelante, seis meses después de las devastadoras inundaciones que registraron un balance de 20 millones de damnificados.

“Todavía queda mucho por hacer. Ahora estamos pasando de la fase de ayuda inmediata a la de reconstrucción. Sin embargo, en algunas regiones, sobre todo del sur, mucha gente carece todavía de artículos de ayuda esencial, como alimentos y agua limpia”, dice Mons. Joseph Coutts, Presidente de Caritas Pakistán.

Los miembros de Caritas ya han asignado más de 20 millones de USD para la respuesta a las inundaciones en Pakistán.

“Millares de familias de las áreas más azotadas por la crecida están ahora viviendo en una vivienda y han podido sembrar grano a tiempo para la próxima cosecha, que significará ingresos para a ellos y sus familias, al momento de la cosecha”, señala Jack Byrne, representante local de Catholic Relief Services (que es uno de los miembros de Caritas de EE.UU.).

Las inundaciones comenzaron en Pakistán a finales de agosto del año pasado y cubrieron amplias zonas del país, en las regiones de Khyber Pakhtunkhwa, Sindh, Punjab y Baluchistán. Mientras se iba extendiendo la riada, el desastre siguió creciendo hasta alcanzar más de un quinto del país bajo las aguas. Unos 170.000 damnificados siguen viviendo hoy en campamentos de desplazados. En algunas zonas, las aguas todavía no se han retirado.

Caritas pudo ayudar inmediatamente a los damnificados, facilitando paquetes de ayuda alimentaria a unas 100.000 personas y otros artículos, como colchonetas para dormir, cuerdas, cubos y mosquiteros, a unas 350.000 personas.

Fue un reto poder desplazarse para ayudar a toda la población afectada. Las infraestructura del país registraron graves daños y algunas comunidades viven en zonas montañosas y asiladas. Caritas evacuó a unas 50.000 personas de las zonas del desastre en la región de Sindh.

Los hospitales y centros de salud sufrieron daños y era difícil conseguir asistencia. Caritas ofreció consultas médicas y tratamiento a más de 88.000 damnificados.

Mientras se retiraban las aguas, se incrementaba el temor de que las comunidades pudieran sufrir un brote de cólera u otras enfermedades causadas por el agua. Caritas distribuyó kits higiénicos y pastillas para depurar el agua a unas 20.000 familias y capacitó a unas 2.300 personas sobre la buena higiene. Caritas construirá grandes plantas de purificación de aguas que podrán abastecer a pueblos enteros.

Caritas response for Pakistan’s flood victims six months on

Caritas response for Pakistan’s flood victims six months on

Casi dos millones de viviendas registraron daños o fueron arrasadas. Por ese motivo, fue necesario facilitar con la mayor brevedad alojamientos para proteger a los damnificados antes de la llegada del invierno. Más de un tercio del presupuesto total, o sea unos 8,6 millones de USD, se asignaron a la emergencia material de refugio y reconstrucción de viviendas. Unas 40.000 personas recibieron material de ayuda emergencia para construir refugios, como tiendas de campaña, lonas y casas provisionales.

También fueron completados más de 130 proyectos comunitarios de infraestructuras, como carreteras y canales de irrigación. Unos 3.600 pequeños fueron atendidos en lugares exclusivos para la infancia y unas 14.000 familias recibieron ayuda de Caritas para sus medios de sustento, con la distribución de simientes y vacunas para el ganado.