Esta página está a su disposición también en: Inglés, Francés

Caritas beneficiaries in front of their new home built by Caritas Credits: Caritas Chile

Caritas beneficiaries in front of their new home built by Caritas
Credits: Caritas Chile

Tan sólo la semana pasada, otras 20 familias en Curanilahue, en Chile, pudieron mudarse a sus nuevas casas.

Darle un alojamiento decente a aquellos que perdieron sus viviendas ha sido uno de los principales enfoques de los programas de rehabilitación de Caritas luego del terremoto del 27 de febrero.

Hasta ahora, Caritas ya ha terminado 235 casas para los damnificados por el terremoto y ha reparado o mejorado 594 más.

“Es un sentimiento muy gozoso, porque hemos recibido estas llaves de nuestra casa propia este beneficio que ha llegado desde muy lejos… son muchas emociones porque por fin vamos a tener una casa digna, que esperábamos mucho por lo que nos sucedió. Le doy gracias al equipo de Caritas, a todos los que nos ayudaron y nos siguen ayudando”, dijo Juana Carillo, una de la beneficiarias de Curanilahue.

Además de la labor de reconstrucción de casas, Caritas instaló 54 sanitarios en áreas rurales y les entregó kits de hogar a 432 familias que perdieron parte o todas sus pertenencias en el desastre.

Los beneficiaros seleccionados para el programa de albergue son familias muy pobres. En la mayoría de casos no tienen acceso a las prestaciones que brinda el gobierno chileno.

Las nuevas casas tienen un área de 30m2, están hechas de madera y tienen dos habitaciones, un área de usos múltiples y suministro de energía eléctrica. La mayoría de los beneficiarios participaron activamente en la construcción de sus casas.

Durante todo el proceso, los beneficiarios recibieron el apoyo de técnicos especializados. Se dio capacitación en técnicas de construcción, habilidad que les ayudará a darle mantenimiento a sus casas en el futuro o incluso a reparar casas dañadas si llegaran a ocurrir otros desastres naturales.

Este aspecto de sostenibilidad y empoderamiento de la gente es fundamental para los programas de rehabilitación de Caritas.

El mismo principio es la base de los programas de recuperación de medios de sustento que apoyan a más de 600 negocios familiares o cooperativas. Se motiva a la gente a que establezca o desarrolle pequeñas empresas, como actividades agrícolas, comerciales o artesanales, y se le da capacitación y orientación cobre cómo mejorar sus productos.

De esta forma, las familiar pueden diversificar sus fuentes de ingresos y fortalecer también el ingreso total de sus comunidades. Se da atención especial a las actividades que realizan las mujeres.