Esta página está a su disposición también en: Inglés, Francés

Chronic hunger affects millions in Niger. Credits: Lane Hartill/CRS

Chronic hunger affects millions in Niger.
Credits: Lane Hartill/CRS

El hambre mortal acosa nuevamente a Níger. Afecta a personas como Abdoulai y su familia, en la seca, golpeada por la arena y el viento, aldea de Toudoun Jaka. Aquí, el año pasado la lluvia no llegó, la tierra se agrietó y los cultivos de Abdoulai produjeron menos de un saco de mijo, ni siquiera suficiente para alimentar a sus hijos una semana.

Abdoulai se ha acostumbrado a los ardores de estómago y al dolor en las articulaciones como resultado del hambre. Pero lo peor, dice, es cuando a uno se le nubla la vista. “Si alguien pasa a la par de uno, pareciera que son dos personas. Cuando se pone el sol, uno no puede ver nada”.

La aldea se fue vaciando conforme los hombres se fueron a buscar trabajo en la capital, Niamey. Abdoulai se quedó, ganando apenas US$2 al día de vez en cuando moliendo piedra en una mina de oro cercana. En una misión de reconocimiento, Caritas Níger (CADEV ) descubrió otras aldeas medio vacías, con campos baldíos y escuelas cerradas. En algunas, la gente subsistía únicamente de plantas silvestres.

Caritas suministró ayuda de emergencia a través del Grupo de Trabajo para el Sahel, una coalición de organismos de socorro de Caritas. Asimismo, Caritas está trabajando para poner de relieve que el Sahel, en África occidental, ha sobrepasado el punto crítico. La inseguridad alimentaria ya es endémica. En Chad, Mali, Mauritania, Níger, el norte de Nigeria y Burkina Faso 800.000 niños menores de cinco años tuvieron que ser tratados por desnutrición aguda.

El P. Isidore Ouédraogo, Secretario General de Caritas Burkina Faso(OCADES), dijo que se necesita un replanteamiento radical e inversión a largo plazo. “Debemos fortalecer la producción local de alimentos y aprovechar los recursos que tenemos, como la energía solar, para bombear agua. Los cultivos deben ser más diversos y se deben adaptar al cambio climático”, dijo.

Con los precios de los alimentos alcanzando precios récord, Caritas Internationalis nombró a una Coordinadora de Seguridad Alimentaria en el Secretariado, y afianzó sus relaciones con las agencias de la ONU para la alimentación, la Organización para la Agricultura y la Alimentación, y el Programa Mundial de Alimentos.