Esta página está a su disposición también en: Inglés, Francés

Group discussion conducted by Trócaire field staff and Caritas local partners in Chiholomba village, Balaka, Malawi Credits: Trocaire

Group discussion conducted by Trócaire field staff and Caritas local partners in Chiholomba village, Balaka, Malawi
Credits: Trocaire

Trócaire (Caritas Irlanda) y nuestras agencias contrapartes en el mundo en vías de desarrollo están respondiendo al desafío de patrones meteorológicos extremos. Para que nuestra respuesta pueda ser lo más eficaz posible, necesitamos comprender mejor el enlace que existe entre el clima y la pobreza y la vulnerabilidad.

En 2009, Trócaire comisionó un estudio de dos años cuyo objeto era exponer en mayor detalle la forma en que las familias en el mundo en vías de desarrollo están experimentando los cambios en el clima y las formas en que están sobrellevando la situación y adaptando sus medios de sustento para hacerle frente a los nuevos desafíos, y a los desafíos existentes.

El estudio se está llevando a cabo en cuatro países – Bolivia, Honduras, Kenya y Malawi – en comunidades en donde Trócaire ya apoya proyectos de sustento.

Estas comunidades están muy acostumbradas a fenómenos climáticos cambiantes y extremos. Las sequías, las inundaciones o las tormentas tropicales han sido durante mucho tiempo parte de la vida diaria. Los cambios más recientes en los patrones meteorológicos, sin embargo, están planteando nuevos desafíos.

En Bolivia, el área de estudio es la región del altiplano en donde las comunidades están experimentando granizadas y heladas fuera de estación, un sol más intenso, crecientes temperaturas y sequías.

En Honduras, el área de estudio es la costa norte, en donde las comunidades son especialmente vulnerables a huracanes, tormentas tropicales e inundaciones.

La investigación en Kenya se está llevando a cabo en Tharaka, un distrito semiárido en las zonas bajas del este de Kenya, en donde las comunidades agropastorales se están enfrentando a sequías más frecuentes y severas.

En Malawi, el área de estudio es Balaka, un área cerca del Lago Malawi, al sur del país. Las sequías, los cambios en los patrones de lluvia y las crecientes temperaturas son los principales problemas que afectan a las comunidades de esta zona.

El personal de Trócaire en el terreno y nuestras contrapartes locales – CIPCA (Bolivia), Popol Nah Tun (Honduras), Diócesis de Meru (Kenya) y CADECOM (Malawi) – llevan a cabo encuestas y discusiones en grupo cada cuatro meses. El personal de las oficinas centrales de Trócaire es responsable de la coordinación y el análisis entre países. El apoyo técnico para este proyecto lo proporciona el Instituto de Estudios sobre el Desarrollo de la Universidad de Sussex (IDS, por sus siglas en inglés).

La diferencia entre este estudio y muchos otros es que se llevan a cabo observaciones repetidas veces y durante períodos prolongados de tiempo. Gracias al nivel de acompañamiento y familiarización con las comunidades bajo estudio, esta investigación puede ofrecer ejemplos de cómo la gente está experimentando cambios en su entorno y cómo están haciéndoles frente.

El objetivo de este estudio es identificar algunas de las estrategias que los pequeños agricultores tienen al alcance para mejorar sus oportunidades para enfrentar y adaptarse al cambio climático. Estas oportunidades pueden incluir la capacidad de las familias para evadir los impactos negativos de los choques climáticos y su habilidad para aprovechar las oportunidades locales o externas; como obtener apoyo de grupos locales, ONGs o agencias gubernamentales. Aunque el trabajo de campo no finalizará sino hasta el otoño de 2011 y el informe final no estará listo sino hasta principios de 2012, las siguientes son algunas impresiones iniciales de la información recabada.

En las cuatro áreas de estudio, es claro que las familias están adaptando su sustento en respuesta a una serie de factores. Además de cambios en los patrones meteorológicos, en los cuatro países están ocurriendo cambios sociales, culturales y políticos; como migración en Bolivia o la pérdida de estructuras tradicionales y la modernización en Kenya, lo que está teniendo un impacto en la resiliencia de las familias en general.

Asimismo, es evidente que los factores externos influyen en el acceso y la selección de los hogares a estrategias de adaptación. Por ejemplo, en Malawi el programa de Subsidios para insumos agrícolas ofrece subsidios para un modelo agrícola relativamente estrecho, el cual influye y, quizás limita, el tipo de agricultura, y la adaptación, que se utiliza.

Por consiguiente, se puede decir que las oportunidades, el apoyo o la influencia externas, como la modernización en Kenya o la política gubernamental en Malawi, interactúan con los factores locales y pueden o no mejorar la capacidad para hacerle frente a los factores de perturbación climáticos.

Para mayor información contacte con: Ciara Kirrane, Environmental Justice Intern, Trócaire, CKirrane@trocaire.ie