Esta página está a su disposición también en: Inglés, Francés

Caritas programme provides clean water at Deleij IDP camp Credits: Mohammed Noureldin/ACT Caritas

Caritas programme provides clean water at Deleij IDP camp
Credits: Mohammed Noureldin/ACT Caritas

La vida y la esperanza para Fátima
Fátima, que con 35 años ya es madre de seis hijos, pertenece a la tribu ‘fur’ del Darfur. En 2004, escapó de su hogar en Jebel Marra, cuando estalló la violencia en la zona. Su padre, su marido, dos hermanos y su suegra, murieron durante el conflicto. Fátima se dirigió a Nertiti, pero fueron atacados de nuevo antes de llegar allí. Al final, llegaron a su destinación y se encontraron sin techo, ni esperanza. Ella recibió un poco de comida de los que ya vivían en el campamento y usó su manto para cubrir a sus hijos. Luego empezaron las lluvias y no encontró nadie para ayudarla. Ella nunca pensó que algún día ese sería su triste destino: sin refugio, para proteger a sus hijos del sol, el calor y la lluvia y sin una garrafa para ir a por agua. Entonces decidió ir al campamento de Hassa Hissa, en Zalingei, porque allí vivían unos parientes suyos. Fátima nos dijo que en Hassa Hissa ella recibió de NCA, un colaborador de Caritas, un kit con cubiertas de plástico para construir un refugio y colchonetas para dormir, una garrafa para el agua y utensilios para cocinar.

El agua para la comunidad de Hilet-Hausa

Water point in Garsila IDPs camp Credit: Mohammed Noureldin/ACT Caritas

Water point in Garsila IDPs camp
Credit: Mohammed Noureldin/ACT Caritas

La única fuente de agua de los residentes de Hilet-Hausa era un pozo excavado a mano. Estaba a 1 km de distancia del principal campamento de desplazados. La mayoría de la gente no podía conseguir agua suficiente a causa de las colas y la larga caminata, especialmente los que no tenían una carreta, ni un burro para tirar de ella. Los colaboradores de Caritas en NCA unieron sus fuerzas a las de la comunidad, con el fin de asegurar agua suficiente para todos. La comunidad facilitó la mano de obra, la arena y la construcción y los colaboradores de Caritas comenzaron perforando dos pozos en la zona, para bombas manuales. Como todavía no había agua suficiente, NCA cambió las bombas manuales por otras que funcionaban con energía solar y luego las entregó a la comunidad para su gestión y mantenimiento.

Este es nuestro sistema de abastecimiento hídrico ahora y lo mantendremos incluso si NCA abandona el campamento, seguirá siendo nuestro — dice un jeque durante un debate sobre los beneficios obtenidos por la comunidad desde que se cambió el funcionamiento del sistema a energía solar.

La vida en la comunidad para Fathia

Workshops at NCA hygiene promotion center in Deleij IDPs camp Credit: Mohammed Noureldin/ACT Caritas

Workshops at NCA hygiene promotion center in Deleij IDPs camp
Credit: Mohammed Noureldin/ACT Caritas

Mi nombre es Fathia, llevo viviendo en el campamento de Dereig desde 2004 y tengo cinco hijos. Me escapé de la aldea Marla cuando fue atacada. Cuando llegamos al campamento, mi marido se fue y nunca volvió.

Hace más de cinco años me uní a las actividades de la comunidad de Sudanaid (Caritas Sudán) y ahora ya tengo mucha experiencia. Recibí adiestramiento en corte y confección y la preparación de comidas. Sudanaid nos capacitó también en los derechos de la infancia, la construcción de paz y cómo hacer frente a nuestro sufrimiento interior, consiguiendo una sonrisa de quienes están llorando.

El centro de la comunidad es como un hogar para nosotros. Nos ha dado la oportunidad para ganarnos la vida con dignidad. Gano una media de 380 dinares con mi trabajo de corte y confección. Antes no sabíamos muchas cosas de casi nada, sin embargo ahora pasamos nuestro tiempo libre viendo participar a nuestros hijos e hijas en actividades deportivas al aire libre o eventos culturales, que se celebran periódicamente en el centro comunitario. Todas esas cosas nos facilitan la vida en los campamentos. Reuniéndonos en el centro comunitario, olvidamos nuestras diferencias y nos ayudamos a reducir sufrimientos. Durante las reuniones de los grupos de apoyo, con cantos y bailes, conseguimos reducir el estrés. Sudanaid nos ayudó a mantener la esperanza de un futuro mejor.

Comida para Maryam y el bebé Najmeldin

NCA nutricion center in Kurdol Credit: Mohammed Noureldin/ACT Caritas

NCA nutricion center in Kurdol
Credit: Mohammed Noureldin/ACT Caritas

Maryam, una madre de 27 años, es original de la aldea de Deyti Jary, a unos dos kilómetros de distancia de Zalingei. Ella se vio obligada a abandonar su casa y asentarse en el campamento de Hamada, con su bebé de siete meses, Najmeldin, y su marido.

Su bebé seguía estando muy débil, a causa de la falta de alimentos. Durante una visita a domicilio, uno de los cooperantes del programa de nutrición, tras reconocerlo, indicó que el bebé estaba seriamente malnutrido e hizo que lo llevaran al hospital. Ahora estaría muerto, si no fuera por el cooperante, nos dice Maryam. Najmeldin fue ingresado en el hospital y estuvo allí 17 días, antes de ser trasladado de nuevo al centro de nutrición.

Su padre se negó entonces a continuar el seguimiento en el centro de nutrición, pensando que era una pérdida de tiempo, visto que el niño seguía sufriendo de los mismo, a pesar de haber estado ingresado mucho tiempo en el hospital. Parecía que la familia aceptaba ya que la muerte era el destino del niño.

El equipo de nutrición explicó entonces al padre que el tratamiento adecuado de la malnutrición lleva tiempo. Primero él se negó a continuar con el seguimiento en el centro de nutrición, pero tras reiteradas conversaciones con los cooperantes, él dejó que la madre siguiera visitando el centro y recibiendo raciones especiales.

Tras tres meses de cuidados apropiados de su madre y el equipo de nutrición del centro, el bebé ganó un peso medio y comenzó a comer bien. Ahora Najmeldin es un niño sano, que juega con otros niños en el campamento. Su madre, Maryam, comenzó la movilización en la comunidad sobre el problema de la malnutrición y su gestión. Ella es ahora una activa empleada de la comunidad, en el campamento de Khamsadagaig, y contribuye a marca la diferencia en la vida de los demás.