Esta página está a su disposición también en: Inglés, Francés

Caritas knows no boundaries of race, religion, or ethnicity enabling it to work in places such as Gaza. Credits: Katie Orlinsky/Caritas

Caritas knows no boundaries of race, religion, or ethnicity enabling it to work in places such as Gaza. Credits: Katie Orlinsky/Caritas

Saad Edwar Sa’ati fue asesinado junto a otros casi 60 iraquís por su religión. Saad era cristiano y voluntario de Caritas Irak. Fue asesinado cuando un grupo de hombres armados atacó la Iglesia de Saydat Al- Najat en Bagdad durante la misa dominical, el 31 de octubre. Como voluntario, Saad hacía compras para los ancianos, llevaba de paseo a niños discapacitados y se disfrazada de Santa Claus para entregar regalos. En su casa, que fue destruida durante un bombardeo diez días antes de su muerte, ayudaba a mantener a otros cinco miembros de su familia.

El ataque durante la misa fue el peor incidente aislado dirigido a las diversas minorías cristianas de Irak, mas no ha sido el único. Bombas de fabricación casera fueron colocadas en los patios de hogares cristianos en Bagdad durante la época navideña, y miles de familias se vieron obligadas a huir de la segunda ciudad más importante, Mosul, la Nínive de la Biblia, luego de asesinatos en la misma.

El Director Ejecutivo de Caritas Irak, Nabil Nissan, también resaltó el secuestro de sacerdotes y los ataques sexuales a niñas cristianas. “La intención es obligarnos a todos a irnos”, dijo. El Papa también hizo un llamado a proteger a los cristianos en Irak, en donde la comunidad cristiana se remonta a 2.000 años.

Reconociendo la necesidad de encontrar una ruta hacia delante para la paz y la reconciliación, en el mes de octubre se convocó el primer sínodo dedicado al Oriente Medio. El sínodo contó con la participación de representantes de Caritas Egipto, Jordania y Líbano, y Joseph Farah, Presidente de Caritas Oriente Medio y Norte de África (MONA); Caritas Internationalis apoyó la labor del sínodo para unificar a las comunidades católicas y de otras minorías cristianas dispersadas en el Oriente Medio.

El Papa Benedicto XVI clausuró el sínodo con el mensaje “La paz es posible. La paz es urgente”. El mensaje fue particularmente profético al cumplirse dos años del bloqueo de Gaza y dado el ataque de tropas israelís a una flotilla humanitaria que transportaba ayuda para los palestinos que viven por debajo de la línea de la pobreza en Gaza, en el mes de mayo. Diez personas fueron asesinadas y más de 30 resultaron heridas. Caritas se unió a otras organizaciones de inspiración religiosa para condenar el ataque y exigir que se levante el bloqueo.

“Se debe levantar el bloqueo de Gaza, nadie debería tener que pasar por esto”, dijo Su Beatitud Fouad Twal, Patriarca Latino de Jerusalén y Presidente de Caritas Jerusalén. “No podemos desplazarnos libremente para ir a trabajar, para ir al hospital o a la iglesia como todos los demás. Eso no es vida”.