Esta página está a su disposición también en: Inglés, Francés

Faith-based aid programmes received only five percent of the Global Fund resources distributed worldwide while they deliver between 30% to 70% of health care in many developing countries. Credits: Hough/Caritas

Faith-based aid programmes received only five percent of the Global Fund resources distributed worldwide while they deliver between 30% to 70% of health care in many developing countries.
Credits: Hough/Caritas

“Las organizaciones de inspiración religiosa suministran aproximadamente la cuarta parte de la ayuda para personas con VIH en todo el mundo”, dijo Mons. Robert Vitillo.

La semana pasada, el destacado experto en sida de Caritas Internationalis pronunció un discurso ante periodistas y representantes eclesiásticos austriacos previo a la XVIII Conferencia Internacional sobre el Sida que se llevará a cabo del 18 al 23 de julio en Viena.

La ayuda incluye atención médica, cuidado, información, pruebas de VIH, cuidado para los huérfanos del sida, apoyo psicosocial y espiritual, y prevención.

Mons. Vitillo manifestó su gran preocupación en cuanto a que los programas de socorro de la iglesia reciben tan sólo 5% de los recursos del Fondo Mundial distribuidos en todo el mundo, a pesar de que suministran entre el 30% y el 70% de la atención médica en muchos países en vías de desarrollo. Asimismo, señaló la situación precaria en que se encuentran los niños con VIH.

En 2009, Caritas Internationalis inició la campaña “HAART para los niños” para promover el desarrollo de dosis y formulaciones pediátricas de los medicamentos antirretrovirales para niños con el virus. Caritas Austria apoya la campaña.

El acceso a medicamentos que prolonguen y mejoren la vida puede hacer una diferencia “de vida o muerte” para más de 800.000 niños menores de 15 años con VIH. El VIH es extremadamente agresivo para los pequeños cuerpos de los niños. Sin estos medicamentos, un tercio de los niños con VIH muere antes de su primer cumpleaños, y la mitad muere antes de cumplir dos años.

No pueden ser diagnosticados a tiempo con la mayoría de pruebas que se utilizan comúnmente en los países en vías de desarrollo y se necesitan medicamentos más apropiados para estos niños.

En países de altos ingresos, cada vez menos niños están contrayendo la infección, ya que las madres con VIH tienen acceso a tratamiento que bloquea la transmisión del virus de madre a hijo.

Debido a que el VIH en niños es más extendido en los países pobres, muchas empresas farmacéuticas consideran que “no es rentable” desarrollar medicamentos apropiados para estos niños.

Lea aquí una entrevista con Mons. Vitillo: