Esta página está a su disposición también en: Inglés

Lluvias monzónicas y tifones han inundado extensas áreas de Asia, especialmente en las Filipinas, Camboya, Pakistán y Bangladesh. Miles de personas se han visto obligadas a abandonar sus hogares, otras está viviendo en tejados. Los equipos de Caritas están distribuyendo ayuda y asistiendo a las familias cuyos hogares han sido dañados y cuyas cosechas han sido arrasadas.

Caritas Filipinas (llamada localmente NASSA) está respondiendo a los daños ocasionados por tifones en varias diócesis. Más de 5000 personas están viviendo en centros de evacuación. Muchas familias más siguen en sus casas a pesar de que el agua ha llegado a una altura de más de dos metros; viven en segundos pisos o se están quedando con parientes que tienen casas de dos pisos. Caritas les está distribuyendo cupones para alimentos, jabón, detergente y otros artículos esenciales a 10.000 familias.

En Camboya, en donde las inundaciones han afectado a más de 100.000 familias, los equipos de Caritas tienen presencia en el terreno en varias provincias. Miles de familias han sido evacuadas a pagodas, escuelas y otros edificios públicos. Carecen de alimentos y atención médica. Caritas Camboya les está dando a las familias paquetes con arroz, sal, azúcar, pescado enlatado y otros comestibles, llegando a 5000 familias. Caritas también tiene planes de montar cinco clínicas móviles y distribuir 3.700 tiendas de campaña en áreas seguras.

Vacas y cerdos se ahogaron con las inundaciones, y miles de hectáreas de arroz y otros cultivos se echaron a perder. Para ayudar a los agricultores a recuperarse, Caritas Camboya planea distribuirles semillas de arroz a 7000 familias y semillas de vegetales a 1.500 familias.

En la vecina Tailandia, en donde las inundaciones han cobrado la vida de más de 300 personas, Caritas ha movilizado a voluntarios para llevar ayuda a miles de familias varadas. Cada familia está recibiendo un paquete con agua embotellada, arroz, pescado enlatado, tallarines instantáneos, medicinas y jabón. Las familias recogen los artículos en centros de distribución improvisados, como iglesias y templos budistas, que a menudo están construidos en terrenos más altos que las casas. Grupos de Caritas están conduciendo por carreteras inundadas para llegar a las familias; algunos beneficiarios van remando en pequeños kayaks de plástico para recoger los paquetes de socorro. Caritas les está dando chalecos salvavidas a voluntarios de las aldeas y a otras personas que los necesiten.

Empleados de Caritas en Vietnam les están distribuyendo arroz, otros comestibles y mosquiteros a familias en la provincia de Long Xuyen. Asimismo, planean iniciar operaciones de socorro en el centro de Vietnam.

En Bangladesh, dos meses de lluvia constante, combinados con sistemas de drenaje inadecuados, provocaron inundaciones en muchas aldeas empobrecidas del sur. Caritas está distribuyendo arroz, aceite de cocina y otros comestibles para más de 8000 familias.

En cooperación con el gobierno, Caritas Bangladesh les pagará a las personas afectadas por las inundaciones para que reparen las casas, letrinas, carreteras y terraplenes averiados. “Esta será la principal fuente de ingresos para las familias más pobres, que no tendrán ninguna oportunidad de empleo cuando vuelvan de los refugios contra inundaciones”, dijo el Dr. Benedict Alo, Director de Caritas Bangladesh.

En el pasado, Caritas le ha enseñado a la gente a nadar y cómo rescatar a otros para que no se ahoguen. Caritas trabaja con los aldeanos para enviar alertas tempranas cuando ocurren desastres naturales.

En Orissa, un área inundada de la India, Caritas India está trabajando en dos diócesis, ofreciendo ayuda inmediata y campamentos de salud. Caritas tiene planificado distribuir alimentos y otros artículos, además de ayudar a familias afectadas a reactivar sus medios de sustento.

Los pakistaníes que seguían sufriendo las consecuencias de las enormes inundaciones de 2010, fueron golpeados nuevamente por severas inundaciones este año. Caritas Pakistán está distribuyendo tiendas de campaña y paquetes de comestibles; asimismo, está operando clínicas móviles y ayudando a los agricultores que perdieron sus cosechas. Caritas tiene planificado ayudar a 240.000 personas.