Esta página está a su disposición también en: Inglés, Francés

Keys to a new home built after the January 2010 earthquake in Haiti. Credit: Ryan Worms/Caritas

Casi dos años después del terremoto del 12 de enero de 2010, más de 600.000 personas siguen desplazadas en los campamentos. Viven en condiciones muy precarias, poniendo en peligro su seguridad sanitaria.

Tres diócesis fueron especialmente afectadas por el terremoto: Puerto Príncipe, Jacmel y Anse-à-Veau/Miragoâne. En ciertas áreas, más del 90% de las casas fueron destruidas.

Este fue el caso en Duval, una localidad remota de la arquidiócesis de Puerto Príncipe, a una hora de camino de la capital. Bernard y su familia viven en esta zona, su esposa recuerda el 12 de enero de 2010. “Cuando la tierra empezó a temblar, yo entré en pánico. Le gritaba a mi marido que me ayudara, pero el no podía llegar porque casi no se podía tener en pie. Cuando pudimos volver a nuestra casa, la casa ya no estaba allí. Todo estaba destruido y por todas partes había desolación. Desde entonces hemos estado viviendo con nuestros hijos en un refugio hecho de láminas, ha sido muy duro, yo no sabía si íbamos a poder salir de ahí. Este es un día de gran alegría y esperanza para nosotros”.

La razón de que Bernard y su familia hayan recuperado la esperanza: la inauguración de su nueva casa, construida en el marco de un partenariado entre Caritas Haití y Caritas Ecuador. En Duval, en este primer domingo de noviembre, otras 31 familias recibieron las llaves de su nueva casa durante una ceremonia que contó con la presencia del presidente de Caritas Ecuador, Monseñor Julio Parrilla.

Trabajando al servicio de los más despojados.

La emoción es palpable cuando Monseñor Parrilla corta el listón frente a la puerta de la casa de la familia de Bernard, quien le expresó su agradecimiento a Caritas: “Quiero agradecer a Caritas Haití y a Caritas Ecuador por este regalo del cielo que hemos recibido el día de hoy. Esta casa es un nuevo comienzo para mí y mi familia. Tenemos un techo sólido resistente y que nos protegerá de los desastres naturales. Caritas siempre nos ha acompañando, siempre ha estado al lado de los más pobres”.

Su familia, al igual que las otras familias beneficiarias de este programa de construcción de vivienda, se encuentra entre las más despojadas. Antoine Verlaine, coordinador de Caritas Puerto Príncipe explica que estas familias fueron seleccionadas mediante un proceso participativo con la comunidad. “Como comprenderán, no ha sido fácil seleccionar a las 32 familias, en esta zona aislada en donde más del 90% de la infraestructura fue destruida por el terremoto del 12 de enero; las necesidades son inmensas. Para hacer la selección, determinamos una serie de criterios con la comunidad. En primer lugar, los beneficiarios debían ser propietarios del terreno en el que se construiría la casa. Luego, debían carecer de los recursos necesarios para construir una casa con sus propios medios. Asimismo, les dimos prioridad a las familias de personas que quedaron discapacitadas como resultado del terremoto y a las familias con un sólo padre. Finalmente, la selección de las familias era aprobada por la comunidad, esto fue lo que nos orientó hacia los más pobres”.

Los frutos de la solidaridad ecuatoriana y la colaboración entre las dos Caritas hermanas.

Monseñor Parrilla está muy complacido de ser testimonio de lo que la solidaridad del pueblo ecuatoriano ha hecho posible para sus hermanos y hermanas haitianos. “La contribución de Caritas Ecuador es modesta, somos un país pequeño. Mas la generosidad y la solidaridad de los ecuatorianos y ecuatorianas frente a la tragedia que vivió el pueblo haitiano han sido enormes. Al volver a mi país, daré testimonio de la esperanza que han dado los donativos de la colecta especial realizada por las parroquias del país. La labor realizada conjuntamente con Caritas Haití, nuestra organización hermana en el país, permitirá, espero, dar aún mucho más frutos”.

El ingeniero Jean Erncy, coordinador del programa de reconstrucción de Caritas Haití, explica los beneficios de esta colaboración. “El apoyo de Caritas Ecuador y de Caritas Brasil, que participan en el proyecto de construcción de vivienda, nos ha permitido actuar en un área en la que Caritas Haití no tenía experiencia. Esta colaboración nos ha permitido capacitar en diferentes técnicas de construcción a los habitantes de las zonas seleccionadas. Los beneficiarios de las casas también han recibido capacitación y, durante las obras, ellos son responsables de almacenar los materiales. Ahora, gracias a esta labor conjunta, Caritas Haití ha demostrado su capacidad para llevar a cabo proyectos de construcción de vivienda que respetan las estrictas normas de la construcción antisísmica. Gracias al financiamiento de CAFOD y Caritas Australia, una firma americana de ingenieros, Build Change, llevó a cabo un estudio sobre la calidad de las construcciones. Los resultados preliminares son muy positivos. Ahora esperamos que otros donantes depositarán su confianza en Caritas Haití para poder lograr el objetivo de nuestro programa: construir 4.310 viviendas permanentes en las 10 diócesis del país y principalmente en las tres más afectadas”.

Una primera victoria sobre el sismo del 12 de enero.

En Duval y Jacmel, fueron inauguradas 79 de las 113 casas previstas en el memorando de entendimiento entre Caritas Ecuador y Caritas Haití. Las siguientes casas serán entregadas muy pronto, las de Jacmel, construidas en colaboración con Caritas Brasil, se encuentran ya en la fase final. Asimismo, se están construyendo salones comunitarios y escuelas en las comunidades a las que se dirige el programa.
“Espero que muchas otras familias puedan recibir la misma ayuda que Caritas Haití me ha dado”, dijo Bernard.

Para Antoine Verlaine, coordinador de Caritas Puerto Príncipe: “La inauguración de estas primeras casas es una victoria sobre el sismo del 12 de enero de 2010. Ahora falta que le sigan otras”.

Especificaciones de las casas construidas por Caritas Haití:

  • Viviendas permanentes que cumplan con las normas vigentes de construcción en países con gran actividad sísmica.
  • Superficie de 40 m2
  • Estructura : construcción en cadena
  • Dos habitaciones, baño, sanitario interior en zonas urbanas y letrina exterior en zonas rurales, cocina y sala-comedor, terraza, cisterna para la recolección de aguas pluviales con capacidad para 1.000 galones.