Esta página está a su disposición también en: Inglés, Francés

CORDAID mental health capacity building session. Credits: Worms/Caritas

CORDAID mental health capacity building session.
Credits: Worms/Caritas

Algunos quedaron atrapados en los escombros durante horas. Otros perdieron seres queridos. Miles vieron sus hogares venirse abajo. Para los supervivientes del terremoto de 2010 en Haití, el dolor y la pena se volvieron constante compañía. Cuando Caritas corrió para suministrarles agua, comida y refugio a las familias, los socorristas se dieron cuenta de que también había gran necesidad de atención de la salud mental.

“Más de un año después del terremoto de 2010, para muchos haitianos sigue siendo difícil entrar a edificios”, dice Boris Budosan, Asesor de Salud Mental para Cordaid (Caritas Países Bajos). En algunos casos, haber experimentado el terremoto dio lugar a condiciones mucho más serias, como depresión severa e incluso psicosis. El estrés y la ansiedad estaban generalizados, en algunos casos resultaron en violencia y en problemas de drogas o alcohol.

En Haití hay muy poca disponibilidad de atención especializada para ayudar a personas vulnerables a problemas de salud mental. Cordaid, que ha estado trabajando en Haití durante muchos años, cubrió este vacío. Desarrolló programas que ayudan tanto a niños como adultos a sobrellevar las secuelas psicológicas del terremoto y a mejorar el bienestar emocional de los supervivientes.

Cordaid trajo psiquiatras, psicólogos y trabajadores sociales para formar a cientos de trabajadores comunitarios, así como a personal de cuidados primarios, en cómo ayudar a personas en situaciones difíciles. Asimismo, trabajó para crear un sistema de remisión a especialistas entre las comunidades a las que se dirigía el programa y los sistemas de salud primaria. Llevó a cabo sesiones de movilización y concienciación en la comunidad para que los supervivientes supieran cómo identificar los signos de la ansiedad y la depresión severas – y a dónde acudir en busca de ayuda.

Cordaid's community level workers in action Credit:Worms/Caritas

Cordaid’s community level workers in action
Credit:Worms/Caritas

Cordaid organizó eventos comunitarios en donde los supervivientes se podían relajar, hacer deporte, manualidades y disfrutar de la música. En los campamentos para desplazados, Cordaid organizó campeonatos de fútbol y otras actividades para aliviar el estrés. “Para los desplazados, a menudo las condiciones de vida en los campamentos son extremadamente difíciles”, dice Budosan. Durante los eventos, los residentes del campamento toman un respiro en la lucha por cubrir las necesidades básicas y se concentran en algo divertido.

Para noviembre de 2011, más de 95.000 personas habían participado en programas para aliviar el trauma y reducir el estrés. . “En el caso de los supervivientes con estrés acumulado, esperamos detener una ‘segunda ola’ de problemas psiquiátricos”, dice Budosan. “Queremos que la gente recupere y fortalezca su resiliencia”.