Esta página está a su disposición también en: Inglés, Francés

Please continue praying for peace in Sudan and South Sudan. Credits: Caritas

Please continue praying for peace in Sudan and South Sudan.
Credits: Caritas

Los pueblos del Sudán y el Sudán del Sur hacen frente a una crisis humanitaria si ambos países continúan por el camino de la guerra.

En las últimas semanas se han intensificado los meses e enfrentamiento, que han llevado a los adversarios de la guerra civil muy cerca del conflicto total.

Caritas afirma que las dos partes no pueden resolver sus diferencias sino mediante negociaciones pacificas, mientras que un retorno a la lucha sería una derrota para todos.

Los intereses en juego son muy importantes.

Dos millones de personas fueron asesinadas y cuatro millones se vieron obligadas a abandonar sus hogares en los decenios de la prolongada guerra que terminó en 2005 con el Acuerdo General de Paz, que llevó a la independencia del Sudán del Sur en 2011.

En los dos países, y en especial Sudán del Sur, los servicios médicos son de muy mala calidad, la escasez de alimentos es una preocupación constante para las personas y el desarrollo de la infraestructura es deficiente.

Se teme que los 500,000 sudaneses del sur que viven actualmente en el Sudán huyan hacia el sur, desencadenando una enorme crisis de refugiados.

Caritas ha estado colaborando en los dos lados de la frontera y ha establecido depósitos preventivos de ayuda y preparado a las comunidades para una posible emergencia.

La guerra no es inevitable.

Las dos partes pueden todavía resolver sus diferencias respecto de la delimitación fronteriza, el estado de las zonas en litigio en Abyei, Kordofán del Sur y Blue Nile y los derechos petroleros de conformidad con el Acuerdo General de Paz.

Las tensiones entre el Sudán y el Sudán del Sur se pueden distender si las Naciones Unidas y la Unión Africana actúan de mediadores en las diferencias e intentan determinar las fronteras apropiadas entre ambos países.

Las iglesias cristianas, incluida la iglesia católica, han llevado adelante una labor de incidencia a favor de la paz en el Sudán y el Sudán del Sur.

En Pascua, el Arzobispo Paolino Loro Lukudo de Juba, Sudán del Sur, hizo un llamamiento para poner fin a los enfrentamientos fronterizo, afirmando que la violencia no es compatible con la intención de Dios de llevar la paz a todas las personas según lo prometido por la resurrección de Cristo.

Caritas fue parte de una campaña mundial de oración que condujo al referéndum y a la declaración de independencia del Sudán del Sur y exhorta a sus partidarios a seguir rezando por la paz.

Como lo afirmó el Papa Benedicto XVI en su mensaje de Pascua, “…Que Jesús resucitado reconforte a las poblaciones del Cuerno de África y favorezca su reconciliación; que ayude a la Región de los Grandes Lagos, a Sudán y Sudán del Sur, concediendo a sus respectivos habitantes la fuerza del perdón…”