Esta página está a su disposición también en: Inglés, Francés

A house submerged in water in Satkania, Bangladesh Credits: Caritas

A house submerged in water in Satkania, Bangladesh
Credits: Caritas

A primeros de julio, se han registrado serias inundaciones en Bangladesh y el nordeste de la India, con un balance de 150 muertos y la destrucción de granjas y viviendas. Unos dos millones de personas tuvieron que desplazarse, mientras las lluvias monzónicas desbordaron el río Brahmaputra, que se tragó los cultivos, el ganado, las reservas de cereales y todo lo que encontró a su paso. Unas 2084 aldeas quedaron aisladas y bajo las aguas.

En ambos países, los equipos de Caritas han visitado a los damnificados y han comenzado las operaciones de ayuda. En Bangladesh, Caritas ha empezado a distribuir alimentos a las familias damnificadas y está planeando incrementar los programas de distribución de alimentos.

En India, Caritas se está concentrando en proteger la salud de los damnificados por las inundaciones. Cerca de las aldeas aisladas, en la zona de Soothea y los distritos más afectados de Sonitpur, durante la evaluación de daños realizada por el equipo de Caritas India, se pudo abundante agua sucia con cadáveres de animales flotando.

“Al no disponer de agua potable, la gente se vio obligada a beber el agua de la crecida”, dice Babita Alick, Jefe del Equipo de Gestión de Catástrofes. Preocupan las condiciones higiénicas de las familias en los campamentos de refugiados: “Mientras la gente viva junto al ganado, sin colchonetas para dormir, sin mosquiteros, ni servicios higiénicos funcionales, defecando al aire libre y junto a personas heridas, la asistencia médica será la necesidad primordial”.

Trabajando junto con la Tezpur Social Service Society, Caritas India está construyendo campamentos médicos en la zona de Soothea, en el distrito de Sonitpur. Los primeros dos campamentos han sido organizados en colegios, mientras Caritas ha movilizado a médicos y enfermeros del hospital católico local. Caritas India está preparando también otros artículos de ayuda, como pastillas para depurar el agua, antisépticos, sales para la rehidratación y galletas nutritivas, con la intención de distribuirlos en el campamento médico.

“Ha empezado el calvario monzónico y este año está siendo particularmente devastador. Agradecemos mucho la ayuda y cooperación de Caritas en todo el mundo, mientras respondemos a las familias necesitadas”, concluye Alick.