Esta página está a su disposición también en: Inglés, Francés

Cash for work program in Ethiopia.

Cash for work program in Ethiopia.


Entrevista con Shiferaw Mamo, Coordinador del Programa de Desarrollo Social del Secretariado Católico Etíope (Caritas Etiopía).

La sequía y la crisis alimentaria ocurridas en el verano de 2011 afectaron a millones de personas en el Cuerno de África. ¿Cómo las ayudó Caritas Etiopía? 

La situación en 2011 fue muy difícil. Gracias a las organizaciones miembros de Caritas que nos apoyaron, nuestros programas salvaron vidas. Se distribuyeron alimentos suplementarios para algunos niños desnutridos en algunas áreas mediante instituciones de salud católicas y esto contribuyó a salvar las vidas de estos niños.

Asimismo, la gente no perdió su patrimonio. Aquí, muchos son pastores. En lugares como el Valle del Rift, en donde sus bueyes murieron por la sequía, los reemplazamos: suministramos ovejas, cabras y bueyes. Asimismo, suministramos casi 9.000 pollos y más de 13.000 cabras. Si no lo hubiéramos hecho, quizá hubieran tenido que vender todos sus animales para comprar alimentos.

La gente recibió dinero mediante nuestros programas de “dinero por trabajo”, construyendo caminos rurales o instalando y construyendo abastecimientos de agua u otra infraestructura importante para sus comunidades. Los proyectos beneficiaron a toda la comunidad y le dieron a la gente la posibilidad de tener dinero durante la sequía, cuando sus cosechas o su ganado fracasaron y no le podían dar sustento. No tuvieron que trasladarse a otro lugar, ya que como jornaleros podían ganar dinero para comprar alimentos.

En regiones agrícolas, distribuimos más de 60 toneladas métricas de semillas locales como maíz y sorgo.

En total, nuestros programas asistieron a más de 250.000 personas.

¿Qué tipo de trabajo puede encontrar la gente si se muda a otro lado para escapar la sequía? 

Algunos se han ido a trabajar como jornaleros. Hay empresas e instituciones del gobierno que realizan agricultura comercial en las tierras bajas, a 200 Km de distancia, en donde hay irrigación. Allí hay más paludismo. Cuando la gente se muda allí, su salud se ve afectada de forma negativa automáticamente.

Otros se van a ciudades grandes como Addis Abeba para trabajar como jornaleros en la construcción de edificios y carreteras. Trabajan durante el día y pasan la noche en las calles, ya que los alquileres son demasiado altos. Se pueden permitir una o dos comidas al día, pero no pueden pagar por un lugar para dormir.

Un puede ver durmiendo en la calle a los jóvenes que llegan a Addis Abeba provenientes de áreas afectadas por la sequía.

Si uno va a Mekele y Adigrat, en el área en donde hemos intervenido, la gente ha podido permanecer en sus áreas, los estudiantes han seguido asistiendo a la escuela. La gente se puede quedar en su tierra, así que no abandonan la escuela.

¿Por qué es que el ganado es tan importante para estas familias? 

Tu vaca es tu fuente de ingresos. Ahorras durante 10 o 12 años para comprar una. Una vez que la vendes, es muy difícil reemplazarla.

Caritas les dio bueyes para que pudieran arar y sembrar para este año. Ahora la gente está cultivando en sus áreas y espera una cosecha.

¿Quién estuvo bajo mayor riesgo durante la sequía?  

Especialmente en el área del Valle del Rift nos orientamos a hogares a cargo de mujeres. Si no tienen bueyes corren el riesgo de convertirse en desplazados.

En nuestra cultura, las mujeres no aran, lo hacen los hombres. Si tienen un buey, las mujeres buscan a otra persona que tenga otro y él hace dos días para ella y tres para él.

¿Qué otros proyectos realizó Caritas?

Rehabilitación de fuentes de agua potable, como mejoramiento de manantiales. Mejoramos manantiales en áreas aledañas. Ellos protegieron la fuente, por lo que ahora tienen agua limpia y su salud mejora.

Parte de nuestro programa de “dinero por trabajo” fue la construcción de caminos rurales y diques de contención. Los diques de contención retienen agua de lluvia y reducen la erosión. Si se retiene el agua de lluvia en el suelo, se puede producir más – se mejora la fertilidad del suelo. La gente puede sembrar pasto para los animales, como pasto elefante.

Los caminos rurales realmente ayudan a la gente en comunidades rurales. Nuestros proyectos construyeron o le dieron mantenimiento a más de 150 km de caminos. Un hombre nos dijo: “Antes caminábamos por horas, subiendo la colina empinada, cargando a nuestras esposas embarazadas cuando estaban en labor de parto o a nuestros vecinos enfermos, para llegar a la carretera principal en busca de un coche que nos llevara al hospital. Pero ahora, gracias al camino que se construyó mediante el programa de dinero por trabajo, un coche puede llegar muy cerca y recogernos”.

hora la situación ha mejorado, pero sigue siendo difícil. ¿Qué prevé para el futuro?

Pues ahora está lloviendo. Así que por lo menos tenemos eso. Estamos planificando un proyecto de Recuperación y Rehabilitación de la Sequía en diferentes partes del país para vincular los proyectos que se iniciaron durante el período de emergencia con el nuevo, a fin de poder aumentar su patrimonio existente y que puedan salir del ciclo de sequía.