Esta página está a su disposición también en: Inglés, Francés

The village of Bano Koira in the north of Niger. A young woman prepares the leaves of shrub collected in the morning. The latest figures show over 6 million people need food aid in Niger. Caritas Niger (CADEV) with support from Caritas internationally aims to provide food and support to farming for 400,000 people. Credits: Ryan Worms/Caritas June 2012

The village of Bano Koira in the north of Niger. A young woman prepares the leaves of shrub collected in the morning. The latest figures show over 6 million people need food aid in Niger. Caritas Niger (CADEV) with support from Caritas internationally aims to provide food and support to farming for 400,000 people.
Credits: Ryan Worms/Caritas June 2012

De Ryan Worms, Caritas Internationalis

«Yo quiero poner una pequeña tienda para vender arroz, harina y azúcar. La última vez conseguí importantes beneficios. Necesito 1000 gourdes (25 USD) para comprar los productos», dice Ariette Tessono. Ella forma parte de la ‘mutualidad de la solidaridad’, que es una iniciativa creada por Caritas en la localidad de Labiche, en el sur de de Haití.

Las mujeres que forman parte de dicha mutualidad participan también a sesiones de capacitación en técnicas agrícolas, con el fin de poder ocuparse de sus huertos de verduras: «Gracias a la formación recibida de la agrónoma Natasha, yo tengo hoy un buen huerto de pimientos rojos, dice con orgullo Jaunasse, una de las beneficiarias del proyecto de Caritas en Labiche. La venta de las cosechas en el mercado me da lo suficiente para dar de comer a mi familia, comprar los uniformes del colegio, el material escolar para los niños y pagar sus estudios».

«Hoy es un día de esperanza. Gracias a la ayuda de Caritas, yo sé que tendré lo necesario para sembrar mi campo, en cuanto empiece a caer la lluvia», dice Haman Abdou. En Níger, la Caritas nacional ayuda a pequeños agricultores a hacer frente a las dificultades debidas al cambio climático, ofreciéndoles simientes más resistentes a la sequía o instalando pozos para evitar que las mujeres tengan que hacer largas marchas para ir a por agua.

Al este de la República Democrática del Congo, es la región del norte de Kivu, en la ruta entre Goma y Rutshuru, Adèle y una decena de otras mujeres trabajan duramente en sus campos: «Hemos plantado simientes de cacahuete y ahora vamos a arrancar las hierbas malas, porque están invadiéndolo todo», nos explica ella. Adèle se acuerda: «Cuando Caritas lanzó el proyecto éramos 60 mujeres. Nos dieron simientes de cacahuetes, judías y guisantes. Con las primeras cosechas, hemos comprado simientes de maíz. Miren ahora los resultados. Tenemos dos hectáreas de buen maíz, que pronto tendremos que cosechar». Este proyecto permite que las mujeres víctimas de la guerra reanuden sus vidas y mejoren las condiciones de existencia de sus familias.

Cada año, Caritas Internationalis recoge centenares de testimonios de hombres y mujeres que han visto cambiar sus vidas gracias a los proyectos de han realizado los miembros de la confederación. Estos testimonios son la prueba de que el apoyo de Caritas Internationalis a la agricultura es un excelente incentivo para luchar contra la pobreza.

Una de cada ocho personas en todo el mundo va a dormir por la noche con el estómago vacío. El 16 de octubre es el Día Mundial de la Alimentación. Este año, el tema elegido por la FAO es «Las cooperativas agrícolas alimentan al mundo».

«Sostener la agricultura, particularmente la agricultura a pequeña escala y familiar, es estratégico. Eso ayuda a millares de familias a proveer a su propia alimentación. Ellas ya no dependen solo de los suministros alimentarios comerciales, sino que cultivan sus propios alimentos y pueden vender los excedentes en los mercados. Además, eso permite frenar el “éxodo” rural. Las inversiones en la agricultura, con el fin de facilitar un mejor acceso a la tierra, a los aperos de labranza, las simientes y los mercados, son fundamentales para conseguir sacar a estas familias de la inseguridad alimentaria y la pobreza”, explica Martina Liebsch, Responsable de Incidencia de Caritas Internationalis.

Por este motivo, el Secretariado General de CI se une a la ONU para pedir apoyo a los pequeños productores agrícolas, para que se conviertan en eje central de la lucha mundial contra la pobreza, por el desarrollo y la paz.