Esta página está a su disposición también en: Inglés, Francés

Lebanon Migration Center in Tallabaya in Bekaa Valley. Refugees from Syria receive food, hygiene items and blankets. Credits: Evert-Jan Daniels/Cordaid

Lebanon Migration Center in Tallabaya in Bekaa Valley. Refugees from Syria receive food, hygiene items and blankets.
Credits: Evert-Jan Daniels/Cordaid

Los equipos de Caritas en Siria, el Líbano, Jordania y Turquía están suministrando ayuda humanitaria para más de 100.000 personas afectadas por la escalada del conflicto en Siria. Caritas ha lanzado llamamientos internacionales por un total de €5 millones para los cuatro países. (Incontenible crisis humanitaria en Siria)

Las condiciones para las personas comunes y corrientes en Siria se están deteriorando rápidamente debido a la escasez de alimentos, agua limpia, albergue y atención médica. La violencia ha dejado a decenas de miles de muertos y más de 2,5 millones de personas con necesidad de ayuda urgente.

Más de 1,5 millones de personas que han sido obligadas a abandonar sus hogares permanecen en Siria. Las familias duermen a la intemperie, en escuelas abandonadas o en campamentos improvisados. La economía ha colapsado y hace mucho que tuvieron que gastarse sus ahorros.

Suministrar ayuda es difícil y peligroso, pero Caritas ha podido continuar realizando su labor y proporcionará combustible para el invierno, cobijas, ropa abrigada, calentadores y subsidios para el alquiler en Damasco, Alepo, Homs y Hassakeh. Ayudando a los sirios a evitar el frío

El Presidente de Caritas Siria, Obispo Antonio Audo, dice: “Estamos coordinando ayuda de emergencia para decenas de miles de personas que necesitan urgentemente víveres, atención médica y albergue. Ellos, al igual que nosotros, están aterrorizados. No saben qué les depara el futuro”.

Más de medio millón de sirios han huido a los países vecinos. Las cifras han estado aumentando rápidamente, y se esperan otros 200.000 en el curso del próximo mes. Conforme se aproxima el invierno, Caritas está trabajando para ayudar a quienes pueda, brindándoles protección contra las temperaturas glaciales.

En el Líbano, la mitad de las 40.000 personas que están registradas con Caritas son niños. El personal de Caritas Líbano está trabajando para acondicionar 800 tiendas de campaña para el invierno en medio del frío glacial del Valle de la Becá. Muchos de los refugiados salieron corriendo, por lo que Caritas les distribuye ropa abrigada y cobijas, así como combustible para calefacción.

Nueve de cada diez refugiados sirios que reciben ayuda de Caritas son musulmanes. Caritas reporta que, entre los refugiados, las familias kurdas son quienes se encuentran en peores condiciones. El personal también ha podido brindarles atención médica básica a mujeres y niños mediante una clínica móvil.

En Turquía, el principal enfoque será proporcionarles víveres y artículos de higiene a 2.000 familias, así como ayudarlas durante el invierno distribuyendo artículos como mantas y calentadores. Otros servicios incluyen asistencia médica y orientación psicológica.

En Jordania, Caritas Jordania ya está ayudando a 60.000 personas. Su labor incluye tres proyectos de preparación para el invierno. Asimismo, a través de Caritas se están distribuyendo calentadores, cobijas, estufas, cupones para víveres y artículos no comestibles en Amán, Irbid, Zarqa, Madaba y Mafraq.

Muchos de los refugiados se encuentra en ciudades y áreas urbanas, en donde el personal puede proporcionar víveres y cobijas, así como ayudar a mejorar las condiciones de vida. El año que viene, Caritas Jordania brindará ayuda para 25.500 personas, incluyendo a jordanos pobres, gracias a un llamamiento internacional.

Caritas on alert as Syria crisis gets worse

Caritas on alert as Syria crisis gets worse