Esta página está a su disposición también en: Inglés, Francés

Monica Dulanthi, age 48, is a Sri Lankan woman who worked in several Middle Eastern countries as a maid. In Saudi Arabia, her employers did not give her enough food and locked her in. With CRS funding, Caritas Sri Lanka published a booklet of important phrases in several languages in case workers get in trouble. Caritas also distributes safe migration info in churches, Buddhist temples, and elsewhere. Credits: Sheahen/Caritas

Monica Dulanthi, age 48, is a Sri Lankan woman who worked in several Middle Eastern countries as a maid. In Saudi Arabia, her employers did not give her enough food and locked her in. With CRS funding, Caritas Sri Lanka published a booklet of important phrases in several languages in case workers get in trouble. Caritas also distributes safe migration info in churches, Buddhist temples, and elsewhere.
Credits: Sheahen/Caritas

Acli Colf (Asociación Italiana de Empleados Cristianos), Ass.No.Di y Caritas Internationalis presentan la mesa redonda “Juntos por un trabajo decente para las trabajadoras del hogar” 16 de junio de 2013, Santa Maria della Luce, via della Lungaretta 22, Roma.

El 16 de junio es el Día Internacional de las Trabajadoras del Hogar y ese día nos brinda la oportunidad de reconocer los derechos de los trabajadores domésticos de todo el mundo.

En algunos países, los trabajadores domésticos ni siquiera tienen un día libre a la semana. No hay límites en el número de horas de trabajo, no reciben ni el salario mínimo y tampoco cuentan con ningún tipo de protección social.

Aprobado el 16 de junio de 2011, el Convenio sobre un trabajo decente para las trabajadoras y los trabajadores domésticos propone un verdadero cambio en la protección de los empleados de hogar de todo el mundo.

Con la ratificación del convenio, los Estados parte dan su consenso a importantes medidas de protección para esta clase de trabajadores de la violencia y malos tratos. Así mismo regula las agencias de empleo y previene la explotación de menores.

Italia ha sido el primer país europeo que ha ratificado el convenio, dando así una señal clara de apoyo a la protección de este grupo vulnerable. Además, todavía trabaja para conseguir el objetivo de fomentar un contexto más justo para los trabajadores del hogar.

Es necesario seguir adelante con la promoción de los derechos de los trabajadores domésticos, en el plano internacional y nacional. Con este fin, seguimos con nuestro compromiso con la promoción de sus derechos y la dignidad de todos y cada uno de estos trabajadores y ciudadanos.

Para más información, pueden ponerse en contacto con Maria Suelzu: suelzu@caritas.va