Esta página está a su disposición también en: Inglés, Francés

A Syrian refugee receives medical care from Doctor Joseph Shnoudi at a Caritas  Community Centre in Amman, Jordan. Credit: Danny Lawson/PA Wire

A Syrian refugee receives medical care from Doctor Joseph Shnoudi at a Caritas Community Centre in Amman, Jordan. Credit: Danny Lawson/PA Wire

Con su último blog sobre la crisis de Siria, Val Morgan, Responsable de Comunicaciones de Caritas Scotland-SCIAF, nos cuenta la historia de doctores de Caritas que tienen que hacer frente a las repercusiones físicas de la guerra

Fue esperanzador saber que lo primero que él oyó cuando recuperó el conocimiento, después de que su casa fuera destruida por una bomba, fue el llanto de su hija, porque eso significaba que estaba viva.

Al principio, Nidal quedó inconsciente mientras buscaba refugio con su familia y vecinos, tras un bombardeo que tuvo lugar en el suburbio de Damasco. Tres personas resultaron muertas en dicho ataque. A Nidal lo llevaron al hospital con varias heridas graves en la pierna. Tras pasar tres días en un hospital, que también terminó siendo objeto de otro ataque y destruido – afortunadamente, Nidal y su familia consiguieron por poco escapar de nuevo.

Conocí a Nidal en un hospital de Amán, Jordania, en el que Caritas dirige una serie de servicios médicos, en asociación con un Hospital italiano. Aquí, Caritas Jordania dispensa servicios de atención primaria, que incluyen una primera visita médica, con examen, tratamiento y medicamentos. Luego se ofrece también asistencia médica, incluyendo volante médico para otros especialistas y ayuda a los pacientes hospitalizados, por ejemplo, pagando los costes de su asistencia médica.

Cartas Jordania utiliza el Hospital italiano y otros cuatro en todo el país, junto con cinco centros de migración, con el fin de facilitar ayuda humanitaria directa, como alimentos, ropa, mantas, calefactores y combustible. Sin embargo, las fuertes presiones que está recibiendo el sistema de asistencia médica jordano, con la mayor afluencia de refugiados, está recargando excesivamente los servicios.

Suhad Zarafili, de Caritas Jordania, me dijo: “El sistema de asistencia médica está ahora sobrecargado. No esperábamos la llegada de tantos refugiados sirios. Cuando vimos que había una demanda tan alta tuvimos que establecer un nuevo centro médico aquí en Amán”.

Caritas Jordania ha visto sextuplicada la afluencia de sirios necesitados de asistencia médica, en los últimos meses. El Dr. Khalid Shammas, Director del Hospital italiano, afirmó: “Estamos acostumbrado a trabajar con refugiados, desde la guerra de Iraq, sin embargo, la situación siria es mucho peor. Creo que el conflicto sirio seguirá durante varios años y que las repercusiones del mismo en Jordania durarán más de 20 años. Lo refugiados sirios lo han perdido todo y no les queda nada a lo que poder retornar.

“Cada vez un mayor número de personas viene buscando ayuda. Tienen gran necesidad de asistencia médica y también hay muchos heridos. Es un gran reto hacer frente al elevado número de personas con enfermedades vinculadas a la pobreza y la guerra. No estamos acostumbrados a ofrecer asistencia a tantas personas.

“También hemos de abordar el problema de los traumas de guerra, en personas que perdieron a un familiar y todo lo que tenían. Tenemos que tratar de todo, tanto problemas físicos, como psicológicos”.

Gracias a Caritas Jordania y sus asociados, millares de refugiados sirios han recibido asistencia médica urgente y ayuda humanitaria, en tiempos difíciles.

La demanda al sistema médico del país y a toda la sociedad en general sigue aumentando, sin embargo la situación sería mucho peor si no se pudiera contar con el amor, la atención y la ayuda concreta que está ofreciendo la familia Caritas.